Violación en Miramar: la fiscal pedirá una prórroga de 15 días para definir el pedido de preventiva de los acusados

No la solicitó aún, porque no es el momento, pero la fiscal que investiga el abuso sexual contra una menor de 14 años en un camping de Miramar resolvió pedir el plazo máximo que le otorga la ley para continuar aportando pruebas y el resolver el pedido de prisión preventiva contra los cinco jóvenes imputados de la violación.

«No es suficiente el plazo en una causa común, por lo que en una compleja como esta es necesario ampliarlo. En su momento, voy a pedir la prórroga», confirmó a Clarín la fiscal Florencia Salás. Desde el momento de la detención, los fiscales tienen 15 días para resolver la suerte procesal de los acusados; la prórroga les otorga otros 15 días. 

Los cinco imputados por «abuso sexual con acceso carnal agravado», Lucas Pitman, Roberto Costa, Tomás Jaime, Emanuel Díaz y Juan Cruz Villalba, marplatenses de entre 21 y 23 años, permanecen detenidos a la espera de la decisión que tomen la fiscal, primero, y luego del juez de garantías Saúl Errandonea. Están alojados en la Alcaidía de Batán.

La decisión de pedir la prórroga se debe a los tiempos que llevará a los peritos relatar sus informes. Salas podría tener en manos un informe preliminar de las pericias a finales de esta semana, pero los resultados definitivos los espera para la próxima.

Las pericias a los cuatro teléfonos secuestrados a los jóvenes se hicieron este lunes. El perito informático bajó la información de los aparatos a formato digital y ahora ese contenido debe ser analizado. Allí, además de cruces  telefónicos y mensajes, podrían encontrarse imágenes de interés para la causa, si es que el algún momento se tomaron fotos o hicieron videos.

El hecho que investiga Salas ocurrió en la madrugada del 1° de año en el camping El Durazno, ubicado a un kilómetro del acceso a Miramar. La mamá de la adolescente, al notar que su hija no había regresado al bungalow en el que se alojaban, tras los festejos, salió a buscarla y la encontró en una carpa con los jóvenes, a quienes denunció por abuso. 

Los cinco acusados fueron aprehendidos y un día después declararon en la fiscalía. Dos de ellos contaron que habían mantenido relaciones sexuales «sin violencia» con la menor, y los otros tres dijeron que en ese momento dormían: dos en la camioneta Trafic en la que habían llegado y el tercero en una reposera al costado de la carpa. Salas pidió transformar la aprehensión en detención, que luego confirmó el juzgado de Garantías.

Otras pruebas que espera sumar a la causa la fiscalía son las químicas, hisopados, análisis sobre ropa interior y en una frazada que permitirán detectar rastros de semen, de sangre o cualquier tipo de material genético que pueda ser cotejado luego en un estudio de ADN. Se llevaron a cabo este martes, y los resultados definitivos los tendrá recién la semana próxima. 

Las pericias toxicológicas, con las que se determinará la presencia de alcohol en sangre o de cualquier sustancia ilícita que pudieran haber consumido, se realizan este jueves. Había botellas de alcohol y en el lugar se secuestró algo de marihuana.

La adolescente declaró en cámara Gesell el viernes en la mañana en la asesoría pericial. Con la extrema cautela y el hermetismo que el Ministerio Público viene manejando la causa, para resguardar a la menor de edad, recién en la tarde se conoció que esa pericia clave para la investigación se había llevado adelante.

Pero nada trascendió de lo que allí contó la menor de edad. «Sólo puedo decir -dijo entonces la fiscal a este diario- que luego de oír su testimonio la imputación no muta, queda incólume». La pena por el delito imputado prevé hasta 20 años de cárcel.