Venganza fatal: le disparó al violador de su hijo delante de las cámaras de TV

Recientemente reflotó en las redes sociales un caso policial de Estados Unidos protagonizado hace casi cuatro décadas por Leon Gary Plauché, aquel padre que decidió ejecutar un controvertido acto de «justicia por mano propia» tras el secuestro y abuso sexual de su hijo. El hombre esperó con un arma de fuego al abusador en el aeropuerto Baton Rouge y le dio un balazo en la cabeza mientras las cámaras de TV filmaban la llegada del delincuente sexual a los tribunales.

Plauché canalizó toda su furia a través de una polémica venganza que el padre de la víctima tramó contra Jeff Doucet, abusador del menor que en aquel entonces tenía 11 años. El hombre interceptó al violador de su hijo cuando se dirigía a la sala de tribunales y le dio un balazo en la cabeza frente a las cámaras de televisión que captaron la veloz e impactante secuencia.

El dramático episodio ocurrió el 16 de marzo de 1984 en el Estado de Louisiana, más específicamente en el aeropuerto Baton Rouge.

Luego de la controvertida venganza, el autor del disparo pasó tan solo un fin de semana en la cárcel ya que finalmente no fue condenado: había recibido una sentencia en suspenso de siete años con libertad condicional de cinco años y 300 horas de servicio comunitario.

El caso había generado un revuelo significativo dado que muchos afirmaron que Plauché debía cumplir una condena por el asesinato cometido, mientras que el hombre argumentaba que cualquier otra persona, frente a un episodio de semejante magnitud, hubiera reaccionado como él.

La historia de «la Madre Justiciera»: encontró al violador de su hija y lo prendió fuego

Le pegó un tiro en plena transmisión televisiva

Jody Plauché tomaba lecciones de karate con un instructor llamado Jeffrey Doucet, de unos 25 años. ​Doucet terminó secuestrando al menor y lo violó en un hotel de California.

A una semana de su desaparición, el joven logró comunicarse con su madre y la policía lo rescató tras los graves sucesos ocurridos.

Transcurrieron apenas 2 semanas y el autor de los aberrantes delitos sexuales se presentó en el Aeropuerto Metropolitano de Baton Rouge para ser juzgado. Pero un desenlace fatal cambiaría el curso de los acontecimientos.

Jeffrey Doucet, abusador de Jody Plauché.© Proporcionado por Perfil

Las cámaras de TV captaron la intempestiva reacción de Leon Gary Plauché, el padre del joven abusado, que interceptó al violador y le pegó un tiro en la cabeza por detrás, sin que el personal de seguridad pudiera evitar la tragedia.

Los agentes de la Policía desarmaron al hombre que había disparado y luego de reconocerlo le preguntaron insistentemente «¿Por qué Gary? ¿Por qué?», una expresión que terminó convirtiéndose en el título de un libro escrito por la víctima del secuestro y el abuso sexual.

CA/ED

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*