Son hermanos, se enamoraron y piden legalizar el incesto: ¿Por qué la ley que prohibe relaciones entre familiares sanguíneos?

«No nos sentimos culpables por lo que sucedió», dicen al unísono Susan y Patrick. Son dos hermanos que en Alemania se enamoraron, viven juntos y además, tienen 4 hijos. Llevan adelante una larga batalla legal para lograr que en su país se despenalice el incesto y les permita casarse legalmente. Un cambio que necesitan en el Código Penal alemán.

Una relación intrafamiliar

En realidad, Patrick Stuebing y Susan Karolewski se conocieron ya siendo adultos. A Patrick lo adoptó una familia cuando era un niño porque vivía en un hogar con un padre violento que lo amenazaba con un cuchillo.

Luego de una larga búsqueda, Patrick logró hallar a su familia biológica y allí conoció a su hermana Susan: él tenía 23 años y ella 25. Pero con el paso del tiempo Patrick y Susan se enamoraron y se convirtieron en pareja. Pero chocaron con la ley alemana.

Cuando murieron los padres, el joven declaró que debió convertirse «en cabeza de familia y tuve que proteger a mi hermana». Allí fue que se enamoraron al punto de que «esa relación se volvió física», afirmó Patrick Stuebing.

Pero para la justicia alemana, las leyes imperantes sobre el «incesto» alcanzaron a la pareja.con uno de sus hijos.jpgPatrick, Susan y uno de sus 4 hijos (Foto: archivo)En contra de las leyes alemanas

El código penal alemán prohibe las uniones entre personas de lazo directos y lo mismo aplica para las relaciones sexuales. Para la legislación germana, el incesto es un delito y fija penas de cárcel de hasta 3 años, para quien mantenga relaciones sexuales con su hija o su hijo, y de hasta 2 años para quien lo haga con su padre, su madre, su hermano o su hermana.

Allí cayó el caso de Patrick y Susan. Ella tiene una discapacidad mental y dos de sus cuatro hijos también sufren una discapacidad. Patrick tuvo que cumplir una condena inicial leve cuando nació su primer hijo. Pero ante el nacimiento de los dos siguientes, la pena llegó a diez años de prisión. En ese momento, Susan quedó embarazada de su cuarto hijo.Una larga batalla legal

Desde hace 15 años ambos se han propuesto hacer que Alemania cambie su código civil y penal. Para que Patrick no vuelva a ser condenado si tienen otro hijo. Pero además, para que se les permita casarse legalmente.

Su caso mezcla varias cuestiones graves para los asuntos de familia en materia legal. Primero, el hecho de casarse entre hermanos. La mayoría de la legislación mundial no permite este tipo de uniones. Pero además, en el caso de Susan, su discapacidad mental es eje de un debate permanente. ¿Está en condiciones de decidir per sé, libremente tanto casarse como tener hijos? La respuesta positiva plantea la lucha legal de ambos. Pero si alguna de esas dos preguntas o ambas, se responde negativamente, entonces Patrick viola la ley vigente «aprovechando la incapacidad real para decidir libremente por parte de su hermana».hermanos que se quieren casar.jpgPatrick estuvo en prisión por haber tenido hijos con su propia hermanaUna discusión milenaria

el tema del incesto se remonta a los orígenes de las civilizaciones. Las figuras de Edipo y Yocasta o su contrario, el complejo de Electra, así lo demuestran. Pero fue con el Derecho Romano en que se comenzó a sancionar.

En especial, se buscaron dos cosas: proteger la organización familiar y su subsistencia como base de la sociedad. sobre todo por los abusos de menores que aún se dan a repetición en nuestros días.mlaformaciones genéticas.jpgmuchos países prohíben las relaciones entre consanguíneos por la alta tendencia a tener hijos con enfermedades genéticas (Foto: Archivo)

Pero también por una cuestión de salud pública, para evitar casos de enfermedades graves por una nociva repitencia de estructuras genéticas prácticamente similares.

Países como Portugal y Francia y Portugal no penalizan el incesto – cuando se produce entre personas adultas y en pleno uso de sus facultades. Pero en Francia, ahora, va ganando terreno el debate sobre establecer algún tipo de sanción o impedimento en el ordenamiento jurídico.En la Argentina

En la todavía reciente unificación del código civil y comercial hay disposiciones muy claras contra el matrimonio en casos de lazos sanguíneos directos. En su artículo 403, el código unificado establece

Impedimentos matrimoniales. Son impedimentos dirimentes para contraer matrimonio:a) el parentesco en línea recta en todos los grados, cualquiera que sea el origen del vínculo; b) el parentesco entre hermanos bilaterales y unilaterales, cualquiera que sea el origen del vínculo; c) la afinidad en línea recta en todos los grados; d) el matrimonio anterior, mientras subsista; e) haber sido condenado como autor, cómplice o instigador del homicidio doloso de uno de los cónyuges; f) tener menos de dieciocho años; g) la falta permanente o transitoria de salud mental que le impide tener discernimiento para el acto matrimonial.

Por todos estos elementos, el caso de Patrick y Susan no podría aceptarse en nuestro país como un matrimonio legal. El hecho de que Susan padezca una enfermedad mental, también podría impedir la consumación de una unión sexual. aunque por tratarse de un delito de acción privada, debería mediar una denuncia concreta – en este caso de la mujer – para que la justicia pudiera actuar.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*