Plácido Domingo, acusado de acoso sexual por nueve mujeres

Las nueve víctimas relataron sus testimonios a la agencia Associated Press, que acaba de hacerlos públicos. En ello, ocho cantantes y una bailarina, acusan al tenor español, de 78 años, de acoso sexual.

Según relatan, las presionaba para que mantuviesen relaciones sexuales con él  a cambio de trabajos. Además señalan que muchas de ellas fueron castigadas profesionalmente cuando rechazaban sus proposiciones. Estos sucesos se remontan a los años 80.

Una de las testigos declaró que Plácido Domingo le pasó la mano por su falda y otras tres fueron forzadas a besarle en los labios en lugares como un camerino, una habitación de hotel y una comida de negocios. La agencia norteamericana solo nombra a una de las víctimas, la mezzo-soprano Patricia Wulf.“Siempre te estaba tocando de alguna forma”

“Que alguien te esté agarrando la mano durante toda la comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla, es un poco extraño”, dijo una de las acusadoras según la cita de AP. “Siempre te estaba tocando de alguna forma, siempre besándote”.

AP asegura que aparte de los nueve testimonios de acoso sexual explícito, otra media docena de mujeres asegura que Domingo les hizo proposiciones incómodas. Una cantante asegura que le pidió insistentemente salir con ella después de haberla contratado para una serie de conciertos en los años 90.

La agencia asegura haber hablado además con otras tres docenas de profesionales, desde cantantes hasta tramoyistas, que fueron testigos de “comportamiento sexual inapropiado de Domingo” y que “perseguía a las mujeres jóvenes impunemente”.

La versión de Plácido Domingo

Antes estas acusaciones, Plácido Domingo emitió un comunicado en el que calificó los testimonios de estas nueve mujeres. “Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas. Aún así, es doloroso oír que he podido molestar a alguien o hacerles sentir incómodos, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones”.

El tenor español cree que todas sus “interacciones y relaciones fueron siempre aceptadas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada”.

“Sin embargo”, continúa la respuesta de Domingo, “reconozco que los baremos por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me mantendré en los más altos niveles”.

Siete de las nueve personas que cita AP aseguran que su carrera se vio afectada por los avances no consentidos de Domingo. En algunos casos, los trabajos prometidos nunca llegaron a concretarse. En otros, no volvieron a trabajar para él. Dos de las mujeres aceptaron las proposiciones de Domingo porque sentían que no podían decir que no al hombre más poderoso de su entorno.

Compañeros de profesión les advirtieron de que no se quedaran a solas con Plácido Domingo

Una de ellas relató que se acostó con Domingo dos veces, una de ellas en el hotel Biltmore de Los Ángeles, que está a cuatro manzanas de la sede de LA Opera. Cuando Domingo se fue a una actuación, le dejó 10 dólares diciendo: “No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar”.

Muchas de estas mujeres relatan que sus compañeros de profesión les advirtieron que nunca se quedaran a solas con Domingo, ni siquiera en un ascensor. El consejo que les daban era que si las invitaba a comer debían evitar el alcohol y encontrarse siempre en un lugar público y a almorzar, nunca a cenar. La mayoría eran jóvenes que empezaban en su profesión. Una de ellas dice que el comportamiento inapropiado de Domingo era “un secreto a voces en el mundo de la ópera”.

Ninguna de las mujeres pudo ofrecer documentación de algún tipo que sustentara sus acusaciones, pero la agencia habló con “muchos” colegas y amigos a los que relataron lo sucedido en su momento. Además comprobó que efectivamente trabajaron en los lugares de los hechos y que Domingo coincidió con ellas.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*