“Nunca es tarde para correr”

Female runner running at summer park trail . Healthy fitness woman jogging outdoors.

Un día después de cumplir los 40 años, Maximiliano Mataloni dejó de fumar y comenzó a caminar. Fue cambiando los hábitos hasta que lo invitaron a correr y no dudó en aceptar. A solo cinco meses de entrenar, el pasado fin de semana debutó en el Trail Ruuning de 23 kilómetros de Capilla del Monte, Córdoba.

En esa localidad cordobesa, en donde él supo vivir, tuvo un desempeño mejor de lo esperado. El resultado fue el segundo puesto en la categoría 40 a 49 años. “Para mí fue un día muy especial en Capilla del Monte. Se me vinieron los recuerdos familiares y amigos que tengo de este bello lugar. No podía creer lo que estaba sintiendo. Además subí al podio, que no es poca cosa”, dijo ayer el atleta que mantiene el tono cordobés.

“Hace cuatro o cinco meses que entreno tres veces a la semana con el grupo de Maxi Zanessi. A Capilla del Monte fuimos en grupo y los demás atletas también anduvieron muy bien”, comentó, al tiempo que agregó que la carrera fue dura, pero que disfrutó mucho el paisaje. “Correr en la montaña es algo hermoso. Me apasiona”.

¿Cómo fue que pudiste dejar el cigarrillo?

El mes de julio del año pasado sucedieron algunas cosas que me hicieron cambiar de vida. El 5 falleció mi mamá, el 19 cumplí años y al día siguiente dejé el cigarrillo. Luego vinieron las caminatas, al principio hacía pocos kilómetros pero después llegué a completar 40. Luego comencé a entrenar y hoy soy un atleta más.

¿Qué sentís al correr?

Me siento una persona libre, cambié de vida. Cambió mi cabeza y salí del estado de confort. Mi vida era del trabajo a mi casa. Hoy puedo asegurar que nunca es tarde para correr.

¿Qué planes tenés para el futuro?

Voy a seguir entrenando porque sé que se vienen nuevos desafíos. En el aspecto deportivo, sólo pienso en seguir disfrutando del atletismo. Correr lo que más pueda en la montaña, que me fascina. Me emociona.

“Fumaba tres atados de cigarrillos por día. Hoy no fumo más, y practico atletismo. Soy un afortunado. Y sé que al practicar deporte le estoy dejando un ejemplo a mis dos hijas, que son jugadoras de hockey. Ellas me alientan y siento el apoyo de mi esposa”, expresó.

Fuente: La Arena.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*