Luciano di Nápoli inició su gestión como intendente en la ciudad de Santa Rosa.

Luciano di Nápoli inició su gestión con un duro discurso en el que se quejó de las «piedras en el camino» que le puso Leandro Altolaguirre, la incompetencia de su gestión, el deterioro social que acompañó, y la «gran mentira» que fue la actualización del Plan Director de Obras. En contraste, anunció la convocatoria a una sesión extraordinaria para aprobar la emergencia social de la ciudad y el organigrama funcional que la gestión actual le negó. Destacó el fuerte apoyo del gobierno provincial para atenuar el deterioro social, anticipó que quiere hacer de Santa Rosa un Polo Logístico, la jerarquización del área local de promoción del empleo y anunció a los trabajadores municipales que «se terminaron las persecuciones políticas que imperaron hasta hoy».
Tal como había anticipado el sábado en Radio Noticias, Di Nápoli confirmó en su discurso inaugural que lo social será prioritario en su gestión ya que el grado de deterioro que exhibe la ciudad, con más de 11.000 personas en la indigencia y un porcentaje de pobreza cercano al 40 por ciento, representa una situación «terriblemente dolorosa» que no debería ser indiferente a ningún santarroseño.
Tras jurar como intendente de Santa Rosa por los próximos cuatro años, el joven militante kirchnerista dijo que no era su intención hacer «una crítica cerrada» a la gestión saliente sino marcar con claridad «el punto de arranque» de su gestión.

Un modelo brutal.
«El brutal modelo económico impuesto desde Nación por el hoy ex presidente Mauricio Macri ha hecho estragos en la vida de los argentinos y en nuestra ciudad eso se sintió aún más por tener una gestión municipal que acompañó ese modelo de exclusión», fustigó Di Nápoli. «El gobierno nacional saliente nos ha discriminado como provincia, por poner un solo ejemplo negando a miles de familias santarroseñas la posibilidad de acceder a una vivienda propia», recordó. «No construyeron un solo hogar en nuestra ciudad, lo que llevó a que tengamos por primera vez asentamientos en Santa Rosa, tenemos muchas familias pasándola mal, tenemos muchas familias que viven en situación de hacinamiento y en condiciones realmente muy precarias».
Los «ingentes esfuerzos» realizados por el gobierno provincial para paliar esta situación «lamentablemente no han sido suficientes ante tamaño desastre generado a nivel central» y aún cuando la salida vendrá de la mano de medidas macroeconómicas, el intendente anticipó que tomará «una medida que creemos realmente muy necesaria para poder aportar soluciones rápidas y fundamentalmente para acompañar de mejor manera las políticas que tanto el gobierno provincial como el nacional pondrán en marcha». Se trata de declarar la Emergencia Social en Santa Rosa, una medida que brindará herramientas para buscar soluciones.
Para ello envió un proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante y solicitó a los ediles que lo traten a la brevedad. En sintonía con ello, convocó a sesiones extraordinarias para tratar ese y otros temas fundamentales para su gestión.

Emergencia.
La declaración de emergencia social permitirá acelerar los procesos administrativos y dar soluciones más rápidas. Y aunque todos los problemas son importantes y urgentes, «el hambre de nuestra población no puede esperar», definió el nuevo intendente.
Tras recordar que «donde hay una necesidad, hay un derecho» y que es función del Estado promover la generación de puestos de trabajo, Di Nápoli anunció la jerarquización de un área degrada por la gestión saliente y por ello decidió crear la Secretaría de Desarrollo Económico, «que será la base sobre la que se cimienten las políticas destinadas a la creación del trabajo». La intención es «fomentar el trabajo de nuestros pequeños productores de alimentos» y de aquellos sectores que están «en la absoluta informalidad y que necesitan del apoyo estatal para su organización», detalló.
En la misma sintonía anticipó que habrá un fuerte acompañamiento a los emprendedores y se facilitarán las condiciones para el desarrollo industrial de la ciudad.

Polo Logístico.
Di Nápoli también enviará un proyecto al Concejo Deliberante de la ciudad para que sea analizado en el seno del Plan Estratégico, para transformar a Santa Rosa en un Centro Logístico Nacional aprovechando la «extraordinaria ubicación geográfica» que tiene la ciudad, en el centro del país y atravesada por dos rutas nacionales. Este proyecto permitirá la radicación de empresas y favorecerá el desarrollo de actividades comerciales y de servicios, creando puestos de trabajo tanto de manera directa como indirecta.
Pero para jerarquizar el área es necesario reformular el organigrama municipal, punto en el cual imputó «piedras en el camino» a Leandro Altolaguirre, que no colaboró para que dentro de la extensa transición, siete meses, estuviera aprobado. Este es otro de los motivos por los cuales convocó a sesiones extraordinarias.

Emocionado.
Más adelante habló de las plantas de asfalto que tiene la ciudad -las dos fuera de servicio-, la «desconexión que existe entre la Municipalidad de Santa Rosa y nuestras instituciones intermedias», la necesidad de reconstruir la identidad santarroseña y de fomentar la convivencia y el respeto mutuo, y sostuvo que convertirá el Plan Estratégico Participativo en una «verdadera política de Estado».
Habló de trabajar en íntima sintonía con la ciudad de Toay y anticipó a los trabajadores municipales que «vamos a trabajar para mejorar las condiciones laborales de todos» y que «se acaban las persecuciones políticas que imperaron hasta hoy».
Al cerrar su intervención, envió un caluroso saludo al nuevo presidente Alberto Fernandez y a la vicepresidente Cristina Fernández, «a quien admiro profundamente», afirmó, y confesó que «me siento profundamente emocionado, acá en Santa Rosa están mis afectos de toda la vida, mi familia, mis hijos, mis amigos y amigas, mis compañeros de colegio, mis compañeros de militancia… Acá en Santa Rosa también nacieron todos mis sueños».

«Una gran mentira»
Respecto a la crisis habitacional de la ciudad, destacó la creación del Banco Provincial de Tierras y recordó que desde 2017 Santa Rosa cuenta con un Banco de Tierras municipal merced a una ordenanza «que nunca fue reglamentada» por Altolaguirre.
Al hablar de la «terrible situación que nos deja la actual gestión en materia de infraestructura», al punto que ha devenido en un problema sanitario, Di Nápoli manifestó su compromiso de «cumplir con la principal mentira que nos deja la gestión saliente que es el Plan Director de Obras» que tantas veces se mencionó. «Cuatro largos años se pasaron o se perdieron entre mentiras y promesas incumplidas, y hoy 10 de diciembre de 2019 no han entregado absolutamente nada del Plan Director de Obras de Santa Rosa», denunció.
Para paliar esa grave falencia es que los profesionales que designará en el área de Obras Públicas, «ya están trabajando en conjunto con los equipos del gobierno provincial para avanzar con este estudio que es tan necesario para el futuro de la ciudad».
«Pero sabemos también que hay urgencias que no pueden esperar la definición del Plan Director de Obras -acotó-, y es por eso que también hemos conformado con el señor Gobernador (Sergio Ziliotto) un gran equipo para seguir adelante con las obras de mitigación que Santa Rosa necesita».
«Vale destacar -añadió- que el gobierno provincial ha invertido muchísimo en este sentido, cambiando más de 17 mil conexiones domiciliarias de agua, realizando cambios de cañerías de cloacas, y elaborando proyectos de obras que son muy necesarias. Pretendemos seguir transitando este camino y atender la urgencia».
Por ello, otro tema a analizar en Extraordinarias será la prórroga de la Emergencia Sanitaria» que se sancionó por ordenanza.

FUENTE :LA ARENA

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*