Independiente pasó del Infierno al delirio y se prende en la pelea

El Rojo le ganaba cómodo a la T, se dejó empatar y los hinchas explotaron contra el equipo, pero Figal apareció en la última y desató la fiesta.

Aunque no convenza, pese a que se encuentra en el blanco de las críticas por el funcionamiento de un equipo que no termina de aceitarse y ante los conflictos internos en el plantel con dos de sus futbolistas en las últimas semanas, la realidad es que Independiente ya hilvanó tres victorias. Y Sebastián Beccacece respira.

El ex asistente de Jorge Sampaoli en la Selección encuentra el sustento de los resultados. Qué mejor. Porque cuando los mismos no acompañan, suelen empujar a los técnicos hacia la puerta de salida. Pero en este caso, pese a la falta de brillo, el también ex estratega de Defensa y Justicia consigue marcadores favorables que lo sostienen en su cargo.

Lo hizo ante el flojo Atlético Tucumán hace una semana por 1-0, el jueves reciente por Copa Argentina frente al Halcón de Varela (también por la mínima) y, este domingo, con un partido que estuvo a punto de escapársele contra Talleres de Córdoba en Avellaneda. Tres éxitos en misma cantidad de partidos. Ideal.

l Rojo se imponía mediante los goles de Cecilio Domínguez y Juan Sánchez Miño durante la primera parte, tuvo la chance de sentenciarlo pero dejó acercarse a su rival y lo pagó. Porque Facundo Tenaglia le dio vida a la T a falta de diez minutos, Leonardo Godoy golpeó inmediatamente y hasta amagó con dejar al local con las manos vacías. Otra vez, los fantasmas aparecían para Beccacece.

Sin embargo, el tanto del alivio lo aportó Nicolás Figal en el minuto 91 para provocar el grito de desahogo y llevar al equipo al 10º lugar con 13 puntos, a cinco del líder Boca aunque con un partido pendiente. Beccacece trabajará tranquilo en pos de conseguir el sello que quiere en su equipo. La próxima prueba será en Liniers, para enfrentar a Vélez.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*