Incendio en Pilar: la abuela de dos de las nenas muertas negó que los padres se hayan ido a bailar

Teresa era la abuela paterna de Milagros (15) y Priscila (5), dos de las víctimas del incendio de Pilar en el que murieron también otros tres hermanitos de 4, 8 y 11 años. Teresa no puede contener las lágrimas por el dolor ante la muerte de sus dos nietas, respira hondo y toma fuerza para negar que su hijo y su nuera hayan estado en un boliche mientras la casa se quemaba.

“No pueden inventar eso”, se enojó Teresa, en diálogo con Crónica TV, y relató: “Mi hijo trabaja de noche como seguridad y ese día tenía franco. Lo llamaron por teléfono de la casa de la madre de mi nuera, que estaba descompuesta, y decidieron irse a ver qué pasaba”.

Tragedia en Pilar. Así quedó la casa donde dormían los chiquitos. (Rolando Andrade Stracuzzi)

.

El incendio comenzó a las 5 del domingo y dejó la casa, ubicada en las calles Presidente Juan Domingo Perón y Los Ombúes en Manuel Alberti, reducida en cenizas.

Allí dormían Milagros, Priscila y sus hermanas Lara y Mía, que lograron escapar a tiempo, cuando se desató el fuego. Ellas eran las hijas de Jorge Araujo y Marianela Oliva, que según los dichos de Teresa salieron hacia lo de su otra abuela y por eso no estaban en la casa aunque las sospechas iniciales eran que habían ido a bailar.

Entre las ruinas de la casa quemada también quedaron los cuerpos de otros tres hermanitos: Silvina Suárez (4), Raúl Suárez (8), María Belén Suárez (11). Eran los hijos de Soledad Suárez, quien había ido a vivir con ellos en los últimos dos meses tras una separación.

“Cuando llegué, vi cómo intentaban apagar el fuego, pero ya no podían hacer nada. Cuando los bomberos llegaron ya estaba todo tomado. También vi a los chicos del barrio, pibitos de 13 y 15 años que pasaban por ahí, que intentaban apagar el fuego con agua de la zanja, se subían al techo para sacarlos”, relató el horror que presenció Teresa.

De madrugada, los bomberos en la casa incendiada.



La abuela de Milagros y Priscila, dio detalles desgarradores de cómo se enteró y dijo que una de sus hijas fue quien le avisó del incendio. “Me llamó para decirme que habían empezado a gritar los vecinos cuando sintieron a los chicos que gritaban y pedían por favor”.

Teresa viajó junto a otro de sus hijos al lugar del incendio. “Cuando llegamos ya estaba todo quemado, y no encontraban nada. Los vecinos dicen que los bomberos de Del Viso tardaron en llegar”, se quejó.

El recuerdo de la abuela

Teresa se conmovió recordando a la mayor de sus nietas, Milagros. “Mi flaca, que cumplió 15 en la semana, tenía todo organizado para festejarlo el mes que viene. La última vez que la vi, me dijo: ‘Mira abuela lo que me regaló mi papá‘. Un oso y un mono de peluche, porque ella quería eso. Estaba chocha, y dormía con ellos”.

Familiares de los chiquitos muertos en el incendio en Pilar recorren las ruinas de lo que era la casa. (Rolando Andrade Stracuzzi)

El caso

Según los dichos de una de las tías de las hermanitas Araujo, fue Lara, una de las dos nenas que logró escapar, la que sintió el humo cuando estaba durmiendo y se despertó. «Vio que estaba en llamas la estufa», dijo. Las pericias posteriores confirmaron que fue una falla eléctrica la que originó el incendio.

Según las fuentes, los padres de las cuatro hermanas no estaban presentes en la casa cuando se produjo el incendio y eso lo confirmó Teresa. Tampoco se sabe dónde estaba la mamá de las otros tres hermanitos muertos.

Las causas del incendio que provocó las cinco muertes son investigadas por la Unidad Fiscal 2 de Pilar.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*