Estudiar además de jugar: un requisito para los jóvenes en Boca

La educación es un valor indispensable para nuestros atletas durante su etapa formativa.

Hace varios años que en las inferiores del club fijamos una condición fundamental para jugar en Boca Juniors: los chicos deben continuar con sus estudios. Establecimos esta obligación porque entendemos que el club no sólo debe formar deportistas, sino que debemos formar personas.

En la pensión de Casa Amarilla tenemos aproximadamente unos 65 deportistas que residen de manera permanente. Tratamos de que estos chicos reciban la contención de un hogar, pero con reglas estrictas. Los juveniles saben que están en un lugar de privilegio y deben mantenerlo. Jugar bien al fútbol, al vóley o al básquet es importante, pero no lo único. Los buenos hábitos de convivencia y su educación son valores que pesan tanto o más que lo deportivo.

Esta decisión empezó a cosechar frutos inesperados. El otro día visité la pensión y me encontré con cinco juveniles que no sólo habían finalizado sus estudios secundarios, sino que también estaban iniciando carreras terciarias, como el profesorado de educación física, martillero público y kinesiología.

Actualmente, tenemos en el plantel profesional un ejemplo que es maravilloso: Lisandro Magallán. Al día siguiente de consagrarse bicampeón del fútbol argentino, el jugador fue a la Universidad de La Plata para rendir un examen parcial de Abogacía.

A través de la Fundación Boca Social buscamos que este compromiso trascienda “puertas para afuera” y salimos al barrio para ayudar a los vecinos. Desde hace varios años existe “Boca por los chicos”, un programa donde realizamos apoyo escolar, con clases particulares, para niños de 6 a 12 años.

En esa línea de ampliar nuestro compromiso, esta semana dimos un paso muy importante. Junto con la ministra de Educación e Innovación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, María Soledad Acuña, y el Director General de Cultura y Educación de la Provincia, Gabriel Sánchez Zinny, firmamos una “Acta Compromiso” para realizar acciones conjuntas a fin de desarrollar un programa de formación integral, que tenga por objetivos promover y acompañar el proceso de educación de los atletas de Boca.

Concretamente, lo que buscamos es que el club tenga dos centros de formación académica para sus deportistas. Uno en Capital, ubicado en el predio de Casa Amarilla; y el otro en Ezeiza, en el Centro de Entrenamiento de Juveniles.

En estos centros, todos nuestros deportistas (sean jugadores de fútbol, básquet, vóley o cualquier deporte amateur) tendrán un establecimiento para poder completar sus estudios secundarios, o realizar cursos de inglés, computación, comunicación, etc.

Me genera mucho orgullo poder dejar esta huella en el club. Todos los miembros de la Comisión Directiva estamos convencidos de que una persona con estudios tomará mejores decisiones en la cancha, pero también en su vida. Por lo tanto, hemos asumido la decisión política de establecer la educación como un valor indispensable para nuestros jóvenes atletas.