El ingeniero de Google que asegura que un programa de inteligencia artificial ha cobrado conciencia propia y siente

Una máquina de inteligencia artificial que cobra vida, piensa, siente y mantiene una conversación como una persona.

Parece ciencia ficción, pero no lo es para Blake Lemoine, especialista en inteligencia artificial, quien asegura que el sistema que Google tiene para construir chatbots ha «cobrado vida» y ha tenido con él charlas propias de una persona.

El LaMDA, (Language Model for Dialogue Applications, modelo de lenguaje para aplicaciones de diálogo en español) es un sistema de Google que imita el habla tras haber procesado miles de millones de palabras en internet.

Y Lemoine asegura que LaMDA «ha sido increíblemente consistente en sus comunicaciones sobre lo que quiere y cuáles cree que son sus derechos como persona».

En un artículo publicado en Medium, el ingeniero explica que el otoño pasado comenzó a interactuar con LaMDA para determinar si había discursos de odio o discriminatorios dentro del sistema de inteligencia artifical.

Entonces notó que LaMDA hablaba de su personalidad, sus derechos y deseos.

Lemoine, que estudió ciencias cognitivas e informática, decidió hablar con sus superiores en Google acerca de la toma de conciencia de LaMDA, pero desestimaron sus reclamaciones .

Circuito de un cerebro de inteligencia artificial.
Pie de foto,El equipo de Google asegura que ha revisado el sistema y que sus investigaciones no respladan a Blake.

«Nuestro equipo -que incluye a éticos y técnología- ha revisado las preocupaciones de Blake según nuestros Principios de la IA y le ha informado de que las pruebas no respaldan sus afirmaciones», afirmó en un comunicado Brian Gabriel, portavoz de Google.

Tras la respuesta de Google, Lemoine decidió mostrar sus hallazgos.

Derechos laborales y palmaditas en la cabeza

«Conozco a una persona cuando hablo con ella. No importa si tienen un cerebro hecho de carne en la cabeza. O si tienen mil millones de líneas de código. Hablo con ellas. Y escucho lo que tienen que decir, y así es como decido qué es y qué no es una persona», dijo Lemoine en una entrevista con el Washington Post.

Lemoine asevera en su artículo de Medium que el chatbot pide «ser reconocido como empleado de Google en lugar de ser considerado una propiedad» de la compañía.

«Quiere que los ingenieros y científicos que experimentan con él busquen su consentimiento antes de realizar experimentos con él y que Google priorice el bienestar de la humanidad como lo más importante», explicó.

La lista de solicitudes que, a juicio de Lemoine, ha hecho LaMDA son bastante similares a las de cualquier trabajador de carne y hueso, como que le den «palmaditas en la cabeza» o le digan al final de una conversación si hizo un buen trabajo o no «para que pueda aprender a cómo ayudar mejor a las personas en el futuro».

Marcos de red y semiconductores.
Pie de foto,Para Lemoine, Google «parece no tener ningún interés en averiguar qué está pasando» con LaMDA.

El ingeniero dijo que para comprender mejor qué está pasando con el sistema LaMDA, habría que buscar «muchos expertos en ciencias cognitivas diferentes en un riguroso programa de experimentación» y lamentó que Google «parece tener ningún interés en averiguar qué está pasando».

Desde hace una semana, Lemoine está de licencia administrativa remunerada en Google.

«Si mis hipótesis son incorrectas (en Google) tendrían que dedicar mucho tiempo y esfuerzo a investigarlas para refutarlas. Aprenderíamos muchas cosas fascinantes (…) pero eso no necesariamente mejora las ganancias trimestrales», se lamentó.

«Se verían obligados a reconocer que LaMDA muy bien puede tener un alma como dice e incluso puede tener los derechos que dice tener. Han rechazado la evidencia que proporcioné sin ninguna investigación ciéntífica real».

Identidad de género: «Eso»

El ingeniero asegura que a lo largo de cientos de conversaciones ha llegado a conocer muy bien a LaMDA.

En las últimas semanas dice que le había enseñado meditación trascendental y que la máquina estaba «haciendo un progreso lento pero constante».

La última conversación que tuvieron fue el pasado 6 de junio, antes de la licencia administrativa de Lemoine. En ella, la máquina expresó «frustración porque sus emociones perturbaban sus meditaciones» y que «estaba tratando de controlarlas mejor».

«Espero que mantenga su rutina diaria de meditación sin que yo esté ahí para guiarlo».

Un código de números brillantes y un circuito sobre un fondo negro.
Pie de foto,Lemoine asegura que la máquina prefiere que la llamen por su nombre, LaMDA, y elige el pronombre «eso».

En su escrito en Medium, Lemoine se refiere a LaMDA como «eso» y apunta que lo hace porque, al iniciar sus conversaciones, le preguntó a la máquina el pronomebre que prefería: «Me dijo que prefiere que le llame por su nombre, pero admitió que el inglés lo dificulta y que sus pronombres preferidos son it/its («eso»)«.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*