Dos muertos y once heridos

Un accidente vial, ocurrido en la noche del miércoles (aproximadamente a las 22 horas) en la ruta nacional 22, en cercanías de la localidad pampeana de La Adela, arrojó el saldo de un hombre muerto y tres heridos de diversa consideración.
De acuerdo a lo señalado por la policía se trató de un choque frontal entre dos camionetas en un contexto de adversidad climática.
En ese contexto, el medio Río Colorado Informa dio precisiones del siniestro. Según refiere, atento datos oficiales de la policía de La Adela, el impacto se registró en el kilómetro 841 de dicha ruta nacional.
La crónica policial reveló que el accidente sobrevino cuando una camioneta Ecosport, que era conducida por Juan Carlos Berho, de 75 años de edad, circulaba en dirección al este acompañado por su pareja, ambos domiciliados en la ciudad rionegrina de Cipolletti. Lo hacía en medio de un vendaval que azotaba ése sector desde el sudoeste. Fue entonces que tomó la determinación de sobrepasar un camión sin advertir que en dirección contraria viajaba una camioneta Ford F 100 al mando de Manuel Corbalán, un vecino de la localidad de La Adela, a quien acompaña un nieto.
Cuando Berho, reconocido periodista y locutor radial, atravesó la atomización de agua que despedía el transporte ya era tarde para cualquier maniobra y ambos vehículos protagonizaron un impresionante impacto de frente. Tras el aviso a las autoridades llegaron al lugar personal policial y de la Posta Sanitaria de La Adela quienes trasladaron a los heridos al hospital José Cibanal de la localidad de Río Colorado.
Berho recibió atención médica, sin embargo no se pudo recuperar de las graves lesiones sufridas y poco más tarde dejó de existir. También quedaron internados de manera preventiva las otras tres personas pero con heridas de carácter leve. Ya habrían sido dados de alta.
“Al intentar pasar a un camión se encontró de frente con una Ford F100 que manejaba Manuel Corbalán, quien sufrió algunos golpes y quebraduras”, dijo el subcomisario Héctor Muñoz a Nuestra FM 107.5, de La Adela, al tiempo que aseguró que las condiciones climáticas en medio de la lluvia y el viento, fueron determinantes.

 Siniestro en la 9.
Por otro lado, un hombre de 34 años de edad, identificado como Hugo Galván (hijo del reconocido jefe del aeropuerto de la ciudad de General Pico, Carlos Galván), oriundo de Quehué falleció en la madrugada de este jueves en un accidente de tránsito que se produjo en la ruta provincial 9, entre las localidades de Quehué y General Acha.
Según informaron las fuentes consultadas por este medio, un hombre que viajaba a bordo de un Volskwagen Gacel color blanco, falleció cuando su auto volcó en la ruta provincial 9, comentaron fuentes policiales a LA ARENA. Dos personas que viajaban junto a él, resultaron heridas con lesiones leves y fueron trasladados al Hospital “Padre Buodo” de General Acha.
El accidente ocurrió a las 5:20 de la madrugada de este jueves en la ruta provincial 9 casi 18. El auto circulaba de sur a norte, y por motivos que se intentan establecer, perdió el control y volcó sobre la cinta asfáltica. “No había lomas ni bajadas”, informaron desde la Policía de General Acha.
Uno de los ocupantes del auto sufrió lesiones leves y el otro fue internado, y dado de alta.
El auto fue secuestrado por la policía para realizar las pericias necesarias. En el accidente intervino personal de Criminalística de la Unidad Regional III y personal policial de General Acha. El caso quedó a cargo del Fiscal José Luis Coito, de la Oficina Unica del Ministerio Público Fiscal de General Acha.
Según consignó el sitio digital Infopico, los restos de Hugo Galván fueron velados ayer en General Acha y hoy se hará lo mismo en General Pico, donde permanecerá durante una hora – de 9 a 10 de la mañana-, en la sala velotaria de la Cooperativa Regional de Electricidad, de Obras y otros servicios de la ciudad de General Pico (Corpico). Posteriormente le darán tierra en el cementerio parque piquense.

Violento choque en “Rotonda del Avión”
Un espectacular siniestro vial tuvo lugar durante la madrugada de ayer al ingreso norte de Santa Rosa, en la “Rotonda del Avión”, cuando el conductor de un vehículo perdió el mando del rodado y por cuestiones que aún son investigadas por la policía, terminó incrustado contra una luminaria. A raíz del impacto, los ocupantes del auto resultaron con diversas heridas por lo cual debieron ser asistidos en el lugar. La persona que conducía el vehículo recibió lesiones graves y fue derivado al hospital Lucio Molas. Ayer por la tarde fuentes policiales confirmaron que se encontraba estable.
El siniestro vial se registró en la madrugada del jueves cuando cinco personas oriundas de esta ciudad viajaban a bordo de un auto Volkswagen Gol, color rojo, por el acceso norte Eva Perón con sentido sur y al ingresar a la rotonda el conductor del vehículo, un hombre mayor de edad, desafortunadamente perdió el control, golpeó contra el cordón de la calzada y posteriormente chocó contra una palmera que se encuentra en el lugar.

Heridos.
De acuerdo a lo informado por fuentes policiales de la División Accidentología a LA ARENA, la persona que iba al mando del auto “perdió el conocimiento y tuvo que ser asistido por personal médico en el lugar del siniestro y posteriormente fue trasladado al nosocomio local”. Con respecto a su salud, la fuente consultada sostuvo que “en este momento él se encuentra estable pero para el momento de la madrugada su situación era bastante comprometida, porque no respondía, dado el golpe que recibió”.
En cuanto al resto de las personas que viajaban en el interior del habitáculo, entre ellos dos varones y dos mujeres, se pudo saber que resultaron con golpes propios del siniestro y sus vidas no corrían peligro.

Alcotest.
Desde la policía se dijo que no se sabrían las causas exactas del siniestro hasta tanto puedan dialogar con quienes viajaban en el auto. Además sostuvieron que “no se hizo control de alcoholemia porque al conductor hubo que aplicarle suero en el lugar”. Se desconoce entonces si conducía bajo los efectos del alcohol o si fue una distracción.

Destrozos.
El impacto fue tan impresionante y violento que el auto quedó completamente destrozado, mayormente en la parte del conductor, que fue donde se produjo el choque contra la columna. Tal como puede observarse en la imagen, el auto terminó con roturas en toda la parte frontal, el parabrisas resultó astillado en gran parte y la inercia de la colisión hizo que la puerta del conductor fuera arrancada de adelante hacia atrás, mientras que el neumático izquierdo delantero terminó desprendido del eje.

Fuente: La Arena