Dejaron su trabajo, vendieron su auto y ahora viven viajando en un camión de bomberos

Cristian y Jorgelina, dos jóvenes oriundos de Tandil a los que les encanta viajar, decidieron dar una vuelta de tuerca a su vida luego de la pandemia para «vivir viajando» por la Argentina a bordo de un camión de bomberos.

Ahora, cuántas familias habrán dicho «nos gustaría vivir viajando» y se han vuelto de sus vacaciones con esa fantasía. No es difícil de imaginar. Y si algo tuvo de especial la pandemia es la certeza de que todo puede cambiar de un instante a otro y qué mejor que nos encuentre en un lugar casi perfecto. Por este motivo, la familia Dias dio este gran paso hacia una vida nómade.

«Nosotros anteriormente teníamos una vida tradicional como cualquier familia y el contexto de pandemia nos hizo replantearnos un poco que queríamos hacer. Con esto de que no se podía salir, quizá más ganas nos dieron de viajar. Siempre nos gustó mucho el turismo, pero lo hacíamos solo en vacaciones o cuando se podía», sostuvo Jorgelina, la mamá de esta gran familia.

familia dias.jpg

Cristian y Jorgelina, dos jóvenes oriundos de Tandil, a los que les encanta viajar, decidieron hacer de su vida una aventura (Foto:LosDiasDeViaje)

Fue así como empezaron con la idea de hacer un viaje que dure más tiempo. «La verdad es que para hacer un viaje largo nuestro presupuesto estaba un poco limitado, para hacerlo como uno lo puede hacer tradicionalmente, alojándose en hoteles y demás, no nos daba nuestro presupuesto y ahí fue como se nos ocurrió vivir viajando», dijo Jorgelina.

«Vimos videos de otros viajeros y lo empezamos a ver como una posibilidad. Le fuimos dando forma y hoy lo estamos haciendo. Ahora, la idea es seguir subiendo hasta llegar a La Quiaca. Queremos recorrer todo el país», sostuvo la familia viajera.

La gran pregunta que se hizo la familia Dias, con «S» como ellos aclaran, fue, ¿Cómo podemos hacer un viaje más largo de una manera más accesible?. Entonces empezaron a ver la posibilidad de conseguir un motorhome y en ese proceso descubrieron de que hay mucha gente que adopta el viajar como estilo de vida.

«En ese proceso nos planteamos tener una vida nómade, que en nuestro caso no implica llegar de Ushuaia a Alaska cómo hay gente que se lo propone, sino como un cambio de estilo de vida. Una vida nómade implica idas y vueltas, volver también frecuentemente a Tandil para ver a nuestra familia, los amigos y para que nuestras hijas tengan contacto con sus amigas también», remarca Jorgelina. Así, en el fondo logran tener un lugar de pertenencia.

dias de viaje.jpg

La gran pregunta que se hizo la familia Días fue, ¿Cómo podemos hacer un viaje más largo de una manera más accesible?. (Foto:LosDiasDeViaje)

Un camión de bomberos: así fue el armado de la nueva casa móvil

La familia Dias llegó a conseguir un camión de bomberos porque «en realidad en la búsqueda de algún vehículo para poder camperizar nosotros mismos encontramos que de acuerdo a nuestro presupuesto siempre faltaba algo, digamos o no estaban bien de mecánica o de chapa. Entonces vimos que en Europa se usa mucho esto de camperizar vehículos que anteriormente fueron oficiales, como autobombas o incluso ambulancias. Así empezamos a ver si acá en Argentina esto era viable y dimos con este camión de bomberos que estaba en la localidad de Dalmacio Vélez, provincia de Córdoba.»

Durante el tiempo de aislamiento pandémico, en la familia Días aprendieron que podían trabajar desde su casa y entonces qué mejor que migrar hacia zonas donde la naturaleza sea el estilo de vida. «El camión bautizado como «Dalmacio» tiene de todo, si bien son solo 8 metros cuadrados, contamos con lo que se necesita como en una casa cualquiera. Lo único que siempre decimos que extrañamos es el lavarropas porque acá tengo que lavar a mano porque el tamaño del vehículo no da para incorporarlo», contó entre risas Jorgelina.

autobomba familia dias.jpg

Si bien son solo 8 metros cuadrados, la autobomba cuenta con lo que se necesita como en una casa cualquiera. (Foto:LosDiasDeViaje)

«La autobomba es un Mercedes Benz, modelo 9313 del año 80, y al momento de comprarlo tenía solo 30.000 kilómetros. El cuartel lo vendía porque renuevan las unidades e iban a traer un camión nuevo y bueno, entonces este estaba a la venta y lo podía comprar un particular, así que bueno, compramos ese camión y empezamos a trabajar primero en desmantelarlo y luego en remodelarlo», cuenta Jorgelina, al recordar los comienzos de la travesía.

Y así relatan el principio de la historia de Dalmacio, «el equipamiento que tenía como bombero lo donamos a un cuartel y con el camión vacío empezamos a trabajar en camperizarlo. Eso lo hizo todo mi marido Cristian con sus propias manos, fuera horario de trabajo durante varios meses, hizo todo lo posible para equiparlo por dentro».

«Tenemos el baño completo con ducha, cocina con dos hornallas y horno, agua caliente, calefacción y climatizador por si hace calor. Además, heladera con freezer, aunque esta es más pequeña que en casa. Tenemos todas las comodidades, sobre todo porque nosotros viajamos con nuestras hijas», aclara Jorgelina sobre los ocho metros cuadrados que tiene la nueva casa sobre ruedas.

Embed

La historia de la familia Dias: de una vida normal a una vida de aventura

Antes de vivir de conociendo la Argentina en una autobomba, Cristian de 41 años y Jorgelina de 38 tenían una vida tradicional. Ambos son Licenciados en Administración de Empresas y trabajaban en Tandil. Sin embargo, las ganas de recorrer el país siempre estuvieron presentes y fue lo que los incentivo a cambiar de vida. «Reconvertimos nuestra vida, alquilamos nuestra casa, vendimos nuestro auto y todas nuestras pertenencias que no entran en estos 8 m2». Fue así como salieron con una base de ahorros a vivir una vida muy austera y sencilla, conectada con lo que ellos necesitan: «ser felices».

Fue la pandemia la que cambió el rumbo de las cosas. A principios de enero del 2022 salieron de Tandil a cambiar su estilo de vida, lo que conllevo a que se reconvirtieran profesionalmente. «Nosotros sí teníamos nuestro trabajo, yo en relación de dependencia y Cristian tenía su local».

Embed

Sin embargo, hoy en día trabajan por proyectos que consiguen y cosas que van saliendo día a día. «Nosotros como licenciados en administración tenemos habilidades un tanto versátiles», sostiene Jorgelina.

La familia Dias la terminan de conformar Abril de 5 años y Julia de 3, dos pequeñas que disfrutan de la naturaleza y la Argentina a diario.

El recorrido, que ya lleva 8 meses y 25.000 kilómetros, comenzó en su Tandil natal y continúo hasta Ushuaia, subiendo por la ruta N°3. Ahora, la idea de la familia es a ir a Puerto Madryn, porque es la temporada de ballenas, algo que ilusiona a Julia y Abril, las dos pequeñas.

«Queremos recorrer la Argentina bien a fondo, nuestro país es maravilloso y enorme. Todavía tenemos mucho por recorrer acá, pero también la idea es conocer el mundo, en realidad no tenemos un destino concreto ni un mapa de ruta, hoy por hoy es nuestro estilo de vida y vamos a ver qué lugares vamos a ir conociendo», afirman los Días.

familia dias

de viaje.jpg

El recorrido, que ya lleva 8 meses y 25.000 kilómetros, comenzó en su Tandil natal y continúo hasta Ushuaia (Foto:LosDiasDeViaje)

Durante el recorrido de Tandil a Ushuaia aprovecharon para disfrutar varias playas. Pasaron por Marisol, El Cóndor y Playas Doradas junto a sus niñas, que absorbieron cada experiencia vivida junto a sus padres.

«Ahora vamos a subir por la Ruta 40 hasta La Quiaca y así conocer el resto del país, que es enorme y muy lindo. La meta es recorrerlo todo en 2022″, confiesa Jorgelina, que va más allá y agrega que su intención es visitar Chile y Uruguay a partir del año próximo.

autobomba familia dias 1.jpg

Dejaron su trabajo, vendieron su auto y ahora viven viajando en un camión de bomberos

Relajada, con una voz en el teléfono mientras dialoga con A24.com, que demuestra felicidad y tranquilidad, Jorgelina no duda ni un minuto sobre el cambio de vida que tomaron. Es que dejar atrás un trabajo estable y una vida resuelta por la aventura y la búsqueda de nuevas historias hizo que la familia de Tandil viviera el día a día, para darle un legado a sus hijas: el disfrute, más tiempo compartido e historias que contar en el futuro.

A pesar de todo, vieron una oportunidad en medio de los obstáculos que puso la pandemia de coronavirus: trabajar de manera remota para generar recursos y así consolidar su certeza: saber que se puede vivir con poco y disfrutar de la vida al máximo en este momento. No se trata de vivir viajando sino de viajar viviendo.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*