Cortaron la ruta nacional 5

Por casi cuatro horas la policía provincial controló el tramo de la ruta 5 que se inundó por la rotura del terraplén norte. La gran masa de agua avanzó sobre el asfalto tras el fuerte viento. Cerca de las 18 la concesionaria de la arteria nacional decidió el corte total debido a la peligrosidad de transitar por allí.
Un terraplén que se había construido en la ruta nacional 5 entre La Gloria y Uriburu cerca de las 13 de ayer reventó por el fuerte viento del norte y el agua llegó a la cinta asfáltica. Por la tarde, la firma concesionaria de la ruta cortó en forma total el tránsito debido a que se tornó peligrosa la circulación por el lugar y el tránsito está siendo desviado.
La policía de Lonquimay y La Gloria y los bomberos voluntarios lonquimayenses trabajaron por poco más de cuatro horas en el lugar. Se espera que hoy comiencen a reparar el precario talud de tierra que se construyó cuando hace unos meses ya la arteria había quedado anegada.
Cerca de las 18, la empresa que tiene la concesión de la ruta 5 decidió el corte total del tránsito de la arteria entre los kilómetros 561-562 -a la altura de la curva conocida como “Los Robles”-. El terraplén se rompió alrededor de las 11.30, y así centenares de autos, camionetas, camiones y colectivos debieron optar hasta pasadas las 17 si seguir viaje hacia el oeste o el este. Más de un auto bajo se quedó al intentar atravesar la masa de agua que había sobre el pavimento. La policía provincial sólo realizó advertencias ya que no tiene autoridad sobre la arteria nacional.
En ambas banquinas se construyó un muro de contención de tierra que permitió en los últimos meses que la ruta 5 quede transitable a pesar de la llegada de agua desde el sector norte. Durante unos días, en horario nocturno, la ruta estuvo cortada y se realizaron trabajos para mejorar los terraplenes.
Según voceros ayer en el lugar, el agua de la banquina norte está a unos 50 centímetros por encima de la cinta asfáltica, con lo cual cuando el terraplén cedió fue imposible controlar la gran masa de agua que avanzó en segundos.

Desvíos.
Ayer cerca de las 17, al momento de cerrarse el tramo de la ruta, se montó un operativo con efectivos de la policía provincial en el cruce de las arterias 5 y provincial 1 en Catriló y en la intersección de la 5 y provincial 7 en Uriburu para advertir a los conductores las alternativas para llegar a destino. Los mismos continuarán hasta que se disponga la habilitación de la ruta.
Los desvíos para los que viajan al norte o a Santa Rosa son a la ruta 1, desde el cruce de la 5 en Catriló hasta Miguel Cané, de allí a la ruta 10 y de ahí hasta el cruce con la ruta 7, pasando por Colonia Barón, hasta la 5 en Anguil.
Para los que se dirigen a la capital pampeana o a Toay deberán ir por la ruta 1 (en el cruce con la 5 en Lonquimay) hasta Miguel Riglos, tomar la 14 hasta la nacional 35 y de ahí a la derecha. Mientras que los que van al sur del país, por la 1 siguen hasta Macachín en el cruce con la ruta 18, y desde allí a la intersección con la 35.

Fuente: La Arena