Coronavirus en la Argentina: un funcionario rompió la cuarentena, fue preso y lo echaron de su cargo

Hasta la media tarde de este domingo seguía detenido y recién el 1 de abril, con suerte, podrá iniciar el trámite para que le devuelvan el auto que le secuestraron por romper la cuarentena vigente desde la medianoche del jueves por la pandemia del coronavirus. El protagonista de ese episodio fue Roger Eduardo Gallo Luzzi, que hasta anoche era director general de Recursos Humanos del Ministerio de Desarrollo Social de la la provincia de Santiago del Estero.

Se trata, además, de un dirigente que conoce hace 40 años Gerardo Zamora. Pero fue el propio gobernador el que, al ser notificado de la detención de Gallo Luzzi, tuvo que ordenar que sea removido de su cargo en el Estado. Ejecutó, si se quiere, una sanción ejemplificadora en medio de los operativos para evitar la circulación.null

El Gobierno nacional informó este domingo temprano que sólo en la madrugada se había detenido a 635 personas por violar las restricciones del DNU. Y el presidente Alberto Fernández se quejó en una entrevista televisiva, pasado el mediodía, de que le «preocupa que haya tontos que no entiendan dónde estamos».

Gallo Luzzi fue detenido el sábado a la noche por efectivos policiales que lo apresaron cuando no pudo explicar por qué estaba circulando por el centro de la ciudad, a casi 5 kilómetros de su casa.

En esa provincia del norte, donde hasta ahora hay un caso confirmado de coronavirus, Zamora endureció las medidas nacionales: suspendió toda la actividad, solo quedó la tarea esencial, y dejó de funcionar el transporte público, tanto colectivos como taxis y remises.

Apenas pueden transitar las personas que realizan tareas esenciales y para comprobarlo deben circular con su DNI y el recibo de sueldo que certifique que trabajan en alguna actividad de las excluidas de la «cuarentena».

Además, a diferencia de otras provincias, también se paralizó la obra pública hasta el 31 de marzo. El argumento del gobierno provincial es reducir al mínimo indispensable la circulación para evitar, de ese modo, que se propague el virus.

Santiago fue, la semana pasada, una de las provincias junto a Mendoza y Santa Fe que cerró sus fronteras. Ahora endureció las medidas de controle de circulación.

Desde que comenzó a regir el «aislamiento social obligatorio», hasta el mediodía del domingo se detuvieron en la provincia a 401 personas y fueron secuestrados 370 vehículos.El mayor número es el de motos, que ascienden a 285, luego 63 automóviles, 13 camionetas y 9 bicicletas.

Según la información a la que accedió Clarín, Gallo Luzzi fue notificado mientras permanecía detenido que era removido de su cargo como funcionario del gobierno provincial.  

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*