Cirujanos israelíes buscan crear injertos de piel para cubrir quemaduras

La revolucionaria segunda piel impresa en 3D podría proporcionar una alternativa más fácil y barata para las cicatrices y las heridas tópicas, y eventualmente para los injertos de piel.

Imagínese que pudiera poner un cartucho en su impresora de chorro de tinta e imprimir piel a medida para disimular una cicatriz o una mancha en lugar de cubrirla con maquillaje o someterse a una cirugía estética.

Imagine que los cirujanos pudieran imprimir piel para las víctimas de quemaduras, lo que pondría fin a los dolorosos injertos de piel.

Esta tecnología se está desarrollando en Rehovot (Israel), en el laboratorio de la Universidad Hebrea del profesor Oded Shoseyov, empresario en serie e inventor.

Tal como se describe en el artículo de su laboratorio en Polymers, Second Skin es una película nanométrica que imita los tonos naturales de la piel sana, sus rasgos, su estructura tridimensional y rasgos como pecas, marcas de belleza o tatuajes.

El producto inicial de “maquillaje digital” de venta libre para uso doméstico sería como un tatuaje temporal que desaparece en 10 o 14 días, a medida que la piel se desprende de forma natural de sus capas externas.

“Te haces una foto. Luego abres Photoshop en tu ordenador y dibujas el maquillaje que prefieras. Una vez que estás completamente satisfecho con el resultado, pulsas el botón”, explica Shoseyov.

El archivo se transmite a tu impresora actual, en la que el cartucho de tinta normal se sustituye por un cartucho de tinta de queratina-melanina -los componentes de la capa superior de la piel- y el papel se sustituye por nanofilm.

La queratina es una proteína, mientras que la melanina es una familia de pigmentos que dictan el color de la piel. La queratina y la melanina también tienen propiedades protectoras; al fin y al cabo, recuerda Shoseyov, la piel es el órgano más grande del cuerpo y nos protege del sol, de las infecciones y, sobre todo, de la deshidratación.

La revolucionaria tinta de Shoseyov, que contiene estas sustancias, permite de repente imprimir la piel.

“La motivación fue que en Israel tenemos muchos jóvenes que tienen cicatrices tras sufrir traumas en las guerras. Y pensé que podíamos hacer algo mejor para ellos”, dijo.

“No es un gran número de personas. Por eso pensamos que la industria cosmética también puede estar interesada y eso aumentará las posibilidades de que esta tecnología se comercialice en masa”.

Injertos de piel

Cuando un traumatismo o una quemadura destruyen una gran superficie de piel, los posibles tratamientos incluyen el injerto de piel del paciente, de un banco de piel o de tejido cultivado en laboratorio.

Sin embargo, el injerto es un proceso largo, doloroso y caro. Además, “el aspecto y la funcionalidad de la piel no son los mismos que antes del traumatismo”, afirma Ilya Pittel, vicepresidente de desarrollo empresarial de la rama de transferencia tecnológica de la Universidad Hebrea, Yissum.

“Lo que hace Second Skin de forma muy inteligente es replicar la estructura tridimensional de la piel en la que las capas externas están incrustadas en la dermis”, explica Pittel a ISRAEL21c.

Cirujanos israelíes buscan crear injertos de piel para cubrir quemaduras
Prof. Oded Shoseyov. Foto cortesía de la Universidad Hebrea

Shoseyov explica que, antes de realizar un injerto de piel, los cirujanos “eliminan las células muertas del tejido quemado o dañado, lo cubren con un apósito y esperan de siete a diez días hasta que crezca tejido nuevo debajo. Luego quitan el apósito -un proceso normalmente muy doloroso- y hacen el injerto de piel. Y, por desgracia, el resultado final no es el ideal”.

Second Skin podría proporcionar un injerto que se ajustara exactamente al tamaño y la forma de la herida y al tono de la piel del paciente. Podría imprimirse en el quirófano mientras se desbrava la herida, dice Shoseyov.

Mientras se imprime, el cirujano extraería algunas células de grasa del paciente y tomaría de ellas células madre mesenquimales regenerativas. Estas células madre se colocarán en el “andamio” de Second Skin y luego se cubrirá la herida.

Shoseyov espera que la piel perfectamente normal sustituya a la Segunda Piel al exfoliarse de forma natural en dos semanas.

Te tengo bajo mi piel

Pero el injerto es un objetivo a mucho más largo plazo para Shoseyov y los miembros del laboratorio Chen Nowogrodski e Ido Simon. Por ahora, están perfeccionando el proceso de impresión casera de piel.

Además, están trabajando con el profesor Shlomo Magdassi, experto en nanotecnología de la Universidad Hebrea, en la incrustación de componentes electrónicos en la segunda piel.

Cirujanos israelíes buscan crear injertos de piel para cubrir quemaduras
Chen Nowogrodski, miembro del laboratorio del Prof. Oded Shoseyov. Foto cortesía de Chen Nowogrodski

Shoseyov señala que la monitorización de la salud es un caso de uso obvio para la piel electrónica. Otra posibilidad es sustituir el sello de mano que se pone en los parques de atracciones y discotecas por un pequeño parche de segunda piel que tenga una etiqueta RFID para rastrear su presencia y cobrar sus compras.

La RV recreativa es otro caso de uso potencial. Por ejemplo, con la electrónica integrada en un parche facial de piel electrónica, se podría “sentir” el viento frío que pasa mientras se practica el esquí virtual.

¿Empresa #18?

Pittel, de Yissum, señala que “Second Skin puede imprimirse en 3D, lo que significa que su fabricación es versátil y puede llevarse a cabo en una amplia gama de lugares: prefabricado en una instalación farmacéutica, in situ en un hospital o en casa para aplicaciones cosméticas tópicas. Estamos estudiando la posibilidad de comercializar esta tecnología a través de una startup o mediante la concesión de una licencia a una empresa de cosméticos o de injertos de piel”.

Si se convierte en una startup, Second Skin sería la 18ª empresa de Shoseyov.

Entre otras startups que Shoseyov ayudó a fundar están Melodea (revestimientos de envases sostenibles a partir de nanocristales de celulosa), Paulee CleanTec (soluciones ecológicas para la gestión de residuos animales y humanos), GemmaCert (análisis instantáneo de la potencia del cannabis y el cáñamo), BioBetter (una plataforma basada en el tabaco para producir en masa factores de crecimiento para la carne cultivada) y SavorEat (tecnología robótica para dispensar comida rápida impresa a medida a partir de fuentes vegetales).

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*