ARGENTINA ,MEDALLA DE ORO

Se abraza con sus compañeros. Sonríe. Llora. En su cara y los gestos se ve la felicidad de Diego Simonet. El Chino, uno de los mejores jugadores del mundo, sufrió en 2016 un golpe que nadie esperaba:por una lesión ligamentaria en la rodilla derecha se perdió Río 2016. Pero hoy todo es distinto para el central de Montpellier. Y como los grandes demostró su calidad en el momento más caliente: frente a Chile, que venía de bajar al gran cuco Brasil, la rompió, hizo 11 goles en el 31-27 y fue pieza fundamental para que Argentina consiga por tercera vez consecutiva el título en los Panamericanos y el boleto a los Juegos Olímpicos.

El primer tiempo fue una montaña rusa de emociones y juego para los dirigidos por el español Manolo Cadenas. Argentina empezó con un contundente 4-0, pero se le cerró el arco y los trasandinos pasaron a ganar por 7-6. Los Gladiadores lo empataron en 10, pasaron a perderlo después por dos (10-12), pero cerraron la etapa 15-14.

El complementó inició igual que la primera parte:con Diego Simonet encendido. A la buena producción del Chino se sumaron los goles de Federico Fernández (8) y Federico Pizarro (4) más la impresionante tarea del arquero Matías Schulz. En los minutos finales, Chile perdió la paciencia, cometió demasiadas infracciones y se vio cómo se le escapó el encuentro.

Sebastián Simonet (entró sobre el final del partido luego de superar una lesión muscular e incluso anotó tres goles), que había asegurado que si Argentina no se clasificaba a los Juegos Olímpicos, dejaba, deberá esperar un tiempo más para largar:en Tokio 2020 lo esperará un kimono.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*