Boca le ganó a Unión entre cantos por Riquelme e insultos a la dirigencia

Entre el fresquísimo recuerdo de la derrota de River ante Flamengo, la revolucionaria candidatura electoral de Juan Román Riquelme de hace unos días y el parate del fin de semana pasado por fecha FIFA; en la Bombonera, no estaba de más recordar que la cita de este domingo era por la Superliga, frente a Unión de Santa Fe y con la posibilidad para Boca de quedar como único puntero.

Claro que las próximas elecciones del domingo 8 de diciembre y el flamante anuncio de que Riquelme se sumaba a la lista opositora comandada por Jorge Ameal, ese que desató la emoción violenta discursiva del sector oficialista que tiene como voceros a Daniel Angelici (presidente saliente) y Christian Gribaudo (delfín del vigente mandamás), se robaba todas las miradas y mandaba al partido a un segundo plano, sino tercero. Si la llegada al estadio fue entre ejércitos de volanteros de agrupaciones políticas, pisos alfombrados con panfletos y cielos envinchados de pasacalles con los apellidos de los candidatos; la situación una vez dentro cambiaba de formato, pero no de tema.

Minuto cero. Los jugadores tatengues y xeneizes están en sus correspondientes sectores del campo de juego a la espera del pitazo inicial. Pero lo que primero se escucha es un contundente «Riqueeelme, Riqueeelme, Riqueeelme».

Minuto uno. La primera jugada del equipo local termina con un pase que rápidamente se transforma en saque de banda para Unión. El hit de los últimos partidos de «Boca va a salir campeón, Boca va a salir campeón… El día que se vayan todos los hijos de puta de la comisión» no tarda en hacerse oír. Por el momento, del sector donde se ubica la barra brava -supuestamente acólita del oficialismo- los cánticos son estrictamente futbolísticos.

Minuto dos. Una fenomenal apilada de Salvio de derecha a izquierda termina con un excelente manotazo del arquero Moyano para sacarla al tiro de esquina. Ejecuta Mac Allister y un desmarcado Abila, capitán de los suyos por la jornada, cabecea para el 1-0. Jolgorio en las tribunas.

Entre el fresquísimo recuerdo de la derrota de River ante Flamengo, la revolucionaria candidatura electoral de Juan Román Riquelme de hace unos días y el parate del fin de semana pasado por fecha FIFA; en la Bombonera, no estaba de más recordar que la cita de este domingo era por la Superliga, frente a Unión de Santa Fe y con la posibilidad para Boca de quedar como único puntero.

Claro que las próximas elecciones del domingo 8 de diciembre y el flamante anuncio de que Riquelme se sumaba a la lista opositora comandada por Jorge Ameal, ese que desató la emoción violenta discursiva del sector oficialista que tiene como voceros a Daniel Angelici (presidente saliente) y Christian Gribaudo (delfín del vigente mandamás), se robaba todas las miradas y mandaba al partido a un segundo plano, sino tercero. Si la llegada al estadio fue entre ejércitos de volanteros de agrupaciones políticas, pisos alfombrados con panfletos y cielos envinchados de pasacalles con los apellidos de los candidatos; la situación una vez dentro cambiaba de formato, pero no de tema.

Minuto cero. Los jugadores tatengues y xeneizes están en sus correspondientes sectores del campo de juego a la espera del pitazo inicial. Pero lo que primero se escucha es un contundente «Riqueeelme, Riqueeelme, Riqueeelme».

Minuto uno. La primera jugada del equipo local termina con un pase que rápidamente se transforma en saque de banda para Unión. El hit de los últimos partidos de «Boca va a salir campeón, Boca va a salir campeón… El día que se vayan todos los hijos de puta de la comisión» no tarda en hacerse oír. Por el momento, del sector donde se ubica la barra brava -supuestamente acólita del oficialismo- los cánticos son estrictamente futbolísticos.

Minuto dos. Una fenomenal apilada de Salvio de derecha a izquierda termina con un excelente manotazo del arquero Moyano para sacarla al tiro de esquina. Ejecuta Mac Allister y un desmarcado Abila, capitán de los suyos por la jornada, cabecea para el 1-0. Jolgorio en las tribunas.

Un mundo de emociones transcurrió en los primeros minutos de Boca-Unión. Sólo faltaba alguna mención musicalizada a la gesta carioca del sábado ante el clásico rival en Lima, Perú. Y no se hizo esperar demasiado.

Mientras el local ya le prestaba la pelota a la visita -como suele suceder últimamente por La Boca- desde las tribunas bajaba un amable recordatorio al deber ser «plumífero», relacionado a la «amargura». Un mensaje que, de a poco, fue abandonado su cordialidad para derivar en amenazas de muerte. Total normalidad, si se considera que el marco corresponde al fútbol argentino.

Ayudado por una tarde endiablada de Salvio y Reynoso, el clima electoral de los minutos iniciales fue dejando su lugar a los «olé» en reconocimiento al por momentos muy buen nivel de juego de Boca. El segundo gol llegó a los 55, tras un interesante toqueteo que terminó por definir Mac Allister, previa cesión de Capaldo.

oca fue superior como pocas veces en el torneo y Alfaro hasta se dio el lujo de mandar a la cancha al italiano De Rossi (no jugaba desde el 1º de septiembre ante River), jugador sensación del Xeneize hasta hace no tanto, antes de sus lesiones y la frustración copera con River. El europeo fue muy ovacionado con su ingreso.

Es que, a pesar de todo, el público local estaba de buen ánimo, un poco por la buena producción de los suyos y bastante por lo ocurrido en Lima hacía casi 24 horas. Algunas camisetas de Flamengo y caretas de Gabigol avistadas por La Boca dieron prueba de ello. Como dijo un vendedor de bufandas boquenses en las inmediaciones del estadio: «Qué contento que estoy, aunque hoy no venda nada, me voy feliz».

Claro que el último grito de la Bombonera no fue ni de gol ni dedicado a River, sino que fue nuevamente en homenaje a su gran ídolo, el del Topo Gigio a Mauricio Macri.

2 BOCA: Andrada; Buffarini, L. López, Izquierdoz, Mas; Salvio, Marcone, Capaldo, A. Mac Allister; Reynoso; Abila. DT: Alfaro.

0 UNION: Moyano; D. Martínez, Blasi, Corvalán, Milo; Bonifacio, Acevedo, Elías, Carabajal; Cavallaro; Bou. DT: Madelón.

Estadio: Boca. Arbitro: Facundo Tello. Goles: 2m Abila (B); 55m A. Mac Allister (B). Cambios: 51m Troyansky por Carabajal (U), 65m De Rossi por Mac Allister (B), 71m Calderón por Milo (U), 76m Villa por Capaldo (B), 79m B. Alvarez por Cavallaro (U), 80m Hurtado por Abila (B).

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*