Arabia Saudita busca limpiar su imagen y genera una implosión en el golf profesional: cuánto cobra Mickelson y los millones que rechazó Woods

El LIV Invitational Series, que empezó este jueves en Londres, abrió una polémica con el PGA Tour; el poder del dinero y un efecto que incomoda a los jugadores sobre “derechos humanos”

LONDRES.– Los campeones de golf estaban acomodados en sus sillas en una conferencia de prensa para promocionar su nuevo torneo financiado por Arabia Saudita cuando un periodista planteó la incómoda cuestión del historial de derechos humanos del reino rico en petróleo. El campeón del Abierto de Estados Unidos de 2010, Graeme McDowell, para evidente alivio de los jugadores sentados a su lado, la asumió. “Si Arabia Saudita quiere utilizar el juego del golf como una forma de llegar a donde quiere estar, y tiene los recursos para acelerar esa experiencia, creo que estamos orgullosos de ayudarles en ese viaje”, dijo McDowell.

Ese viaje, sin embargo, es la cuestión: el proyecto financiado por Arabia Saudita, denominado LIV Golf Invitational Series, que comenzó este jueves en un exclusivo club de las afueras de Londres, representa nada menos que un intento de reemplazar el nivel de élite de todo un deporte, que tiene lugar en tiempo real, con los mejores jugadores de golf como premio en un tira y afloja de 1000 millones de dólares.

"El Niño" Sergio Garcia tiene motivos para sonreír como una de las figuras de la nueva liga del golf: premios millonarios
«El Niño» Sergio Garcia tiene motivos para sonreír como una de las figuras de la nueva liga del golf: premios millonariosAlastair Grant – AP

Este jueves, el PGA Tour respondió a esa amenaza suspendiendo a todos los jugadores que participan en el evento de Londres y, en un movimiento seguramente dirigido a disuadir más deserciones, prometiendo hacer lo mismo con cualquier profesional que se incorpore más tarde. En una carta dirigida a los jugadores del circuito, en la que se desprecia a los profesionales renegados, el comisionado del PGA Tour, Jay Monahan, dijo que “ya no pueden participar” en eventos del circuito o de cualquiera de sus afiliados.

A diferencia de la compra por vanidad de un equipo de fútbol europeo o de la organización de un gran acontecimiento deportivo mundial, la incursión de Arabia Saudita en el golf no es un mero ejercicio de marca, ni un ejemplo más de lo que, según los críticos: es un proceso de limpieza de reputación que algunos califican de “lavado deportivo” de su imagen mundial.

Por el contrario, la repentina entrada de Arabia Saudita en el golf forma parte de un enfoque estratificado del reino –no sólo a través de inversiones en deportes, sino también en esferas como los negocios, el entretenimiento y las artes– para alterar la percepción de sí mismo, tanto externa como internamente, como algo más que una monarquía musulmana rica y conservadora.

Dustin Johnson, el jugador más jerarquizado que dio del salto del PGA Tour al Liv Golf Series: cobraría 150 millones de dólares
Dustin Johnson, el jugador más jerarquizado que dio del salto del PGA Tour al Liv Golf Series: cobraría 150 millones de dólaresAlastair Grant – AP

Esas inversiones se han acelerado rápidamente desde 2015, cuando el príncipe heredero Mohammed bin Salman comenzó su ascenso para convertirse en el gobernante de facto y encabezó una revisión masiva destinada a abrir la economía y la cultura del reino. Y aunque sigue sin estar claro hasta qué punto serán rentables desde el punto de vista financiero –la nueva serie de golf no tiene un camino obvio para recuperar su inversión–, proporcionan una serie de otros beneficios. Por un lado, los esfuerzos de alto perfil, en los deportes especialmente, ponen el nombre de Arabia Saudita en las noticias de maneras que no están relacionadas con su pésimo historial de derechos humanos, su estancada intervención militar en Yemen o el asesinato por agentes saudíes del disidente saudí Jamal Khashoggi en 2018.

“Es coherente con la forma en que los saudíes han estado utilizando el deporte en los últimos cinco años, para tratar de proyectar una imagen de la nueva Arabia Saudita, para cambiar la narrativa lejos de Khashoggi y Yemen y hablar de Arabia Saudita bajo una luz más positiva”, dijo Kristian Coates Ulrichsen, que estudia la política del Golfo en el Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice.

Pero al organizar uno de los torneos más lucrativos de la historia del golf –la cuota del ganador de esta semana es de 4 millones de dólares, y el último clasificado en cada prueba tiene garantizados 120.000 dólares–, Arabia Saudita también se basa en una estrategia probada de utilizar su riqueza para abrir puertas y reclutar, o en opinión de un cínico, comprar, a algunos de los mejores jugadores del mundo como socios.

Pega el español Sergio Garcia en St Albans: uno de los 17 jugadores suspendidos por el PGA Tour
Pega el español Sergio Garcia en St Albans: uno de los 17 jugadores suspendidos por el PGA TourAlastair Grant – AP

Algunos de los toques en su debut el jueves podrían parecer kitsch –cajas telefónicas rojas, centinelas vestidos como guardias de palacio británicos y una flota de taxis negros para llevar a los jugadores y sus caddies a sus hoyos de apertura– pero no había que ocultar lo que estaba en juego: los patrocinadores saudíes de la serie han apuntado directamente a las estructuras y organizaciones que han gobernado el golf profesional durante casi un siglo con sus enormes pagos y su importante inversión.

Aunque el potencial de éxito del plan saudí no está nada claro –la serie aún no tiene un acuerdo importante de derechos de televisión, ni la serie de patrocinadores corporativos que suelen hacer cola para financiar los eventos del PGA Tour–, su atractivo directo para los jugadores y sus recursos financieros aparentemente inagotables podrían acabar repercutiendo en el PGA Tour, de 93 años de antigüedad, así como en las corporaciones y emisoras que han convertido el golf profesional en un negocio multimillonario.

Rory McIlroy, uno de los detractores del LIV Golf Series
Rory McIlroy, uno de los detractores del LIV Golf SeriesMatt York – AP

“Es una pena que vaya a fracturar el juego”, dijo esta semana Rory McIlroy, cuatro veces campeón de un Major, y añadió: “Si el público en general se confunde sobre quién juega dónde y qué torneo hay esta semana y, ‘Oh, él juega allí y no entra en estos eventos’, se vuelve muy confuso”.

La tormenta interna…

Los profesionales que se han comprometido a jugar en el primer evento de las LIV Series esta semana han intentado (no siempre con éxito) enmarcar sus decisiones como de principios, únicamente sobre el golf, o como decisiones que salvaguardarían el futuro financiero de sus familias. Sin embargo, al aceptar las riquezas saudíes a cambio de añadir su brillo personal a su proyecto, se han colocado en el centro de una tormenta en la que los aficionados y los grupos de derechos humanos han cuestionado sus motivos; el PGA Tour ha anunciado castigos draconianos para ellos y para cualquier otro jugador que siga su ejemplo; y los patrocinadores y las organizaciones están cortando lazos o, al menos, distanciándose.

Todo ello ha abierto grietas en un deporte que ya está lidiando con sus propios problemas de imagen relacionados con la oportunidad, la exclusividad y la raza, pero que venera el decoro y se declara tan apegado a valores como el honor y la deportividad que se espera que los jugadores se sancionen a sí mismos si violan sus reglas.

Arabia Saudita no es, por supuesto, el primer país que utiliza el deporte como plataforma para mejorar su imagen global. Sus ricos vecinos del Golfo, Bahrein, Emiratos Árabes Unidos y, sobre todo, Qatar, que acogerá la Copa Mundial de Fútbol a finales de este año, han realizado grandes inversiones en el deporte internacional durante las dos últimas décadas.

Pero la incursión de Arabia Saudita en el golf puede ser el esfuerzo más ambicioso realizado por un país del Golfo para socavar las estructuras existentes de un deporte. En efecto, intenta utilizar su riqueza para atraer a los jugadores de los torneos más importantes y del circuito más consolidado del golf, el PGA Tour, creando un circuito totalmente nuevo. No es que muchos de los jugadores que participaron esta semana estuvieran dispuestos a hablar de esos motivos.

Graeme McDowell, de Irlanda del Norte, fue uno de los que habló en nombre de los jugadores "rebeldes"
Graeme McDowell, de Irlanda del Norte, fue uno de los que habló en nombre de los jugadores «rebeldes»AFP

McDowell lo admitió en su serpenteante respuesta a una pregunta que, entre otros temas, planteaba la guerra liderada por Arabia Saudita en Yemen y su ejecución de 81 personas en un solo día de marzo. “Sólo estamos aquí para centrarnos en el golf”, sostuvo.

Ha sido, después de todo, un comienzo difícil. Incluso antes de que se golpeara la primera bola esta semana en el Centurion Club, en las afueras de Londres, las LIV Series, financiadas por el fondo soberano de Arabia Saudita, se habían convertido en un pararrayos de la polémica. Uno de sus mayores fichajes, Phil Mickelson, provocó la indignación en febrero cuando alabó la serie como una “oportunidad única en la vida”, incluso cuando calificó de “horrible” el historial de Arabia Saudita en materia de derechos humanos y utilizó un improperio para describir a los líderes del país como “aterradores”.

Greg Norman, el arquitecto de la liga patrocinada por Arabia Saudita
Greg Norman, el arquitecto de la liga patrocinada por Arabia Saudita

El principal arquitecto del proyecto, el exjugador Greg Norman, empeoró las cosas unas semanas más tarde cuando desestimó el asesinato y desmembramiento de Khashoggi por parte de Arabia Saudita diciendo: “Mira, todos hemos cometido errores”.

La mayoría de los mejores jugadores del mundo, aunque no todos, han rechazado de plano la nueva serie: McIlroy, por ejemplo, se burló del proyecto como un robo de dinero en febrero. Y el miércoles, aunque dijo que entendía las motivaciones de los jugadores que se habían unido, dejó claro que no participaría. “Si es puramente por dinero, nunca parece ir como uno quiere”, señaló.

Incluso, las escasas oportunidades que han tenido los jugadores de las LIV Series de defender sus decisiones ante los periodistas directamente esta semana han sido a menudo tensas. En una rueda de prensa el miércoles, se preguntó a un grupo de jugadores si participarían en un torneo en la Rusia de Vladimir V. Putin o en la Sudáfrica del apartheid “si el dinero fuera suficiente”. Un día antes, el jugador coreano-estadounidense Kevin Na fue captado por un micrófono en directo diciendo: “Esto es incómodo”, mientras su conferencia de prensa terminaba con un reportero británico gritando por encima del moderador.

El poder del dinero

Sin embargo, la mayoría de los jugadores parecen haber llegado a la conclusión de que el dinero era demasiado bueno para dejarlo pasar. El incentivo de 150 millones de dólares para Johnson, el jugador mejor clasificado en la nueva serie, supondría más del doble de los premios totales que ha ganado en la gira en su carrera. El premio en metálico que se ofrece al último clasificado en Centurion esta semana es de 120.000 dólares, es decir, 120.000 dólares más de lo que vale quedar último en un evento del PGA Tour. El cheque de 4 millones de dólares para el ganador es aproximadamente el triple de la cuota del ganador en el evento del PGA Tour de esta semana, el Open de Canadá.

El dinero, de hecho, puede ser el mayor atractivo de LIV Golf en este momento: Se dice que otros dos campeones de los grandes torneos, Bryson DeChambeau y Patrick Reed, están a punto de aceptar pagos similares para unirse a la serie cuando se traslade a Estados Unidos este verano, incluyendo una visita a Nueva Jersey para el primero de los dos eventos programados en los campos propiedad de Donald Trump.

La adopción del golf por parte de Arabia Saudita forma parte de un enfoque más amplio del deporte como medio para que el reino alcance los ambiciosos objetivos políticos y económicos del príncipe heredero saudí. Controversias similares relacionadas con los intereses saudíes ya han acechado a otros deportes, como el boxeo, las carreras de coches y, sobre todo, el fútbol internacional.

Tiger Woods le dijo no al dinero: habría rechazado 1000 millones de dólares
Tiger Woods le dijo no al dinero: habría rechazado 1000 millones de dólares

Pero mientras que las anteriores ambiciones del Golfo solían adoptar la forma de una inversión en un deporte, el repentino empuje de Arabia Saudita en el golf parece ser un esfuerzo por controlar el máximo nivel de todo un deporte, a cualquier precio. Tiger Woods, por ejemplo, habría rechazado casi 1000 millones de dólares para participar en las LIV Series, y otras estrellas de primera fila habrían hecho lo propio.

Podría decirse que la figura de más alto perfil y tal vez la más controvertida que se ha unido a la serie es Mickelson, seis veces campeón de un Major y que durante años fue uno de los jugadores más populares y comercializables del PGA Tour. No ha ocultado que su interés estaba ligado a su desprecio por el PGA Tour, al que acusaba de “odiosa codicia”.

Dustin Johnson mira el tiro de Phil Mickelson: entre ambos habrían recibido 350 millones de dólares por participar del LIV Golf Serie
Dustin Johnson mira el tiro de Phil Mickelson: entre ambos habrían recibido 350 millones de dólares por participar del LIV Golf SerieADRIAN DENNIS – AFP

Escarmentado por las vociferantes críticas a sus comentarios en los titulares sobre Arabia Saudita a principios de este año, y por las decisiones de varios de sus patrocinadores de romper lazos con él, Mickelson reapareció el miércoles en la escena pública, pero declinó dar detalles sobre su relación con LIV o hablar de la PGA. “Creo que los acuerdos contractuales deben ser privados”, dijo Mickelson, que al parecer recibe 200 millones de dólares por participar.

Sin embargo, cualquier esperanza que Mickelson, sus nuevos colegas o sus nuevos financiadores saudíes puedan haber tenido de que la narrativa cambie rápidamente a la acción en el campo, es poco probable que se realice pronto. “No apruebo en absoluto las violaciones de los derechos humanos”, dijo Mickelson en uno de los momentos más incómodos de la conferencia de prensa en una semana llena de ellos.

Poco después, vestido con pantalones cortos y un rompevientos, se dirigió al primer tee de salida, donde él y un miembro de la junta directiva del Fondo de Inversión Pública, Yasir al-Rumayyan, encabezaron el grupo inicial del primer Pro-Am de las LIV Series.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*