Al menos 21 muertos en la explosión de una toma clandestina de combustible en México

Una explosión en una toma clandestina de combustible en el municipio de Tlahuelilpan, en el Estado de Hidalgo (centro de México), ha dejado este viernes al menos 21 muertos y 71 heridos, según ha confirmado el gobernador de la entidad, Omar Fayad. Dos horas antes de la detonación, en la zona, situada a poco más de 100 kilómetros de la capital mexicana, las autoridades -que temen que el balance de víctimas aumente con el paso del tiempo- habían tenido conocimiento de una fuga intencionada de carburante.

Poco después de las 11 de la noche hora del centro de México, el Gobierno presidido por Andrés Manuel López Obrador aseguró en un comunicado que cuando los primeros efectivos del Ejército -«en tareas de revisión», ha puntualizado después el titular de Gobernación, Alfonso Durazo- llegó a la zona «no había gente». Sin embargo, «al aumentar la presión del ducto, el brote de combustible creció considerablemente y los pobladores (…) acudieron en gran número con cubetas, bidones y todo tipo de recipientes».

«Para evitar un enfrentamiento con la población», prosigue el comunicado, «los militares se replegaron». Poco después se produjo la explosión. El Ejecutivo federal no ha aclarado el número de efectivos que desplegó en el lugar. Pemex cerró el ducto alrededor de las seis de la tarde, cuando detectó que el nivel de presión era inferior a lo habitual.

Según el testimonio del alcalde del municipio, Juan Pedro Cruz, eran unas 200 personas las que trataban de recoger el combustible derramado en el suelo. Otras fuentes elevan esta cifra hasta el millar. Los policías y militares que trataban de acordonar la zona, según el relato del regidor de Tlahuelilpan, les pidieron, sin éxito, que se retirasen del lugar. «Eran hordas de personas que, por llevarse una cubeta de hidrocarburo, pueden perder la vida», ha remarcado Fayad en declaraciones a Foro TV. Tras horas de combate contra las llamas, el incendio fue completamente extinguido a 23.50, según informó Durazo.

El Gobierno de Hidalgo ha hecho un llamamiento a los habitantes de Tlahuelilpan (15.000 habitantes) para que se mantengan lejos del lugar de la explosión y permanezcan, en la medida de lo posible, en sus hogares. El gobernador de Hidalgo ha confirmado que se trataba de una toma clandestina y que los fallecidos han muerto calcinados. La fuga se produjo a las cinco de la tarde hora local en una zona de cultivo alejada de las casas, informa Diego Mancera.

Varios carriles de la carretera México-Querétaro, a la altura del kilómetro 43 -un punto intermedio entre la capital y Tlahuelilpan- han sido cortados para permitir el despegue de los helicópteros que trasladan a los heridos a hospitales especializados en la atención de quemados. Hasta ese lugar llegan en ambulancias. «Desde las 10, cuando llegué, han salido 12 pacientes con quemaduras de segundo o tercer grado, que son los que están siendo trasladados a la Ciudad de México», decía, desde allí y al filo de la medianoche, Daniel Villaceñor, uno de los paramédicos enviados desde la capital mexicana como parte del operativo de emergencia.

En diciembre de 2010 se produjo un incidente similar en San Martín Texmelucan (Puebla). En aquella ocasión fueron 29 las personas finalmente fallecidas después de la explosión de miles de litros de combustible que escaparon de los ductos de Pemex a través de una toma clandestina. Era el preámbulo del negocio del huachicol —como se conoce popularmente el robo de carburante— en la región. La detonación se produjo cuando la fuga de diésel llegó hasta la zona urbana durante la madrugada, una chispa provocó el incendio que dejó 52 heridos. El Gobierno mexicano nunca dio con los responsables directos de aquella tragedia, informa Sonia Corona.

Lucha contra el robo de carburante

La explosión se produce en plena batalla del Ejecutivo federal contra el robo de combustible, un negocio de gran escala en México en el que también ha penetrado el crimen organizado. Desde el pasado 21 de diciembre, las autoridades mexicanas han cerrado varios ductos de transporte de gasolina en el centro y occidente del país —las regiones más afectadas por la extracción de combustible, popularmente conocida como huachicoleo—. La clausura de las tuberías por las que circula la gasolina ha obligado al despliegue de caminones cisterna para llevar gasóleo y gasolina a las estaciones de servicio. Pese a estas medidas preventivas, en las últimas jornadas se han repetido las escenas de desabastecimiento en varios Estados, entre ellos la Ciudad de México.

El Gobierno de López Obrador ha ordenado, además, el despliegue de más de 5.000 militares para vigilar las instalaciones, canalizaciones y los camiones cisterna. Este jueves, el Ejecutivo federal informó del bloqueo las cuentas de 42 empresas, el arresto de 435 personas vinculadas al robo de carburante y la apertura de 1.831 investigaciones. De acuerdo con los datos oficiales, en 2017 y 2018 el robo de combustible ha provocado pérdidas de alrededor de 3.000 millones de dólares en las cuentas públicas.