Aeroparque: cómo funciona la tarifa prefijada para viajar en taxis

Con la finalidad de mejorar la experiencia de viaje en taxim tanto de turistas locales como extranjeros desde las terminales aeroportuarias o fluviales de la Ciudad, desde este miércoles entró en vigencia la nueva tarifa de viajes prefijada desde estas paradas de ascenso masivos de pasajeros.

La iniciativa es impulsada desde el Ministerio de Transporte de la Nación junto a la Secretaria de Transportes de la Ciudad, y apunta no solo a modernizar el servicio sino también a brindar una herramienta, tanto a los taxistas como a los pasajeros, de un viaje más seguro. Este miércoles se habilitaron en el Aeroparque Jorge Newbery cuatro terminales digitales a través de las cuales los pasajeros podrán establecer previamente la tarifa del viaje que realizarán.

Los otros puntos de ascenso masivo en los que funcionarán estos totems serán Ezeiza, Buquebus y la Terminal de Ómnibus de Retiro. La mayoría de ellos se irán habilitando durante el transcurso de este mes, según informaron desde la cartera ministerial.

Modo de uso. El pasajero debe indicar su destino exacto en el tótem, la cantidad de pasajeros que subirán al taxi y señalar si llevan bultos. La terminal automática calculará la tarifa a abonar e imprimirá dos tickets con el monto a pagar, uno para el taxista y otro para el pasajero. Una vez en la fila de espera de taxis, el pasajero le entregará el ticket correspondiente al chófer. Una vez finalizado el viaje, el pasajero pagará la tarifa en la forma que esté disponible (efectivo o tarjeta). En ningún momento los taxistas deberán prender el taxímetro y sólo deberán cobrar lo que indique el ticket entregado por el pasajero. En cuanto a los peajes, si los hubiere, estarán a cargo del pasajero y no están incluidos en el precio del ticket. La nueva tarifa se establecerá en función de una fórmula que parte de la distancia en kilómetros a recorrer, la bajada de bandera (10 fichas reloj) y el bulto adicional (5 fichas reloj por cada bulto adicional). De esta manera se elimina la variable tiempo para poder establecer el monto final.

Los totems para pedir el taxi.

© Proporcionado por Editorial Perfil S.A. Los totems para pedir el taxi.

El principal objetivo es mejorar la calidad en la experiencia de viaje de los usuarios de transporte y de los turistas y terminar con la discrecionalidad. Ya dimos un primer paso con el sistema de control por barreras que ya funciona en Aeroparque y que muy pronto llegará a Ezeiza”, aseguróGuillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación. Mientras que Juan José Mendez, secretario de Transporte porteño afirmó que “con la implementación de la tarifa preestablecida los usuarios podrán tener información precisa en relación al viaje a realizar antes de subir al taxi garantizando una experiencia satisfactoria”.

Se presume, además, que más allá de mejorar la experiencia de viaje de los usuarios, la iniciativa también apunta a acotar el accionar el radio de acción de las denominadas Mafias de Taxistas, que operan desde hace años en estas paradas. A través de su accionar, no solo establecían quiénes podían trabajar o no en ese lugar, sino que también tenían la facultad de elegir los mejores viajes.

Taxis en aeroparque

© Proporcionado por Editorial Perfil S.A. Taxis en aeroparque

Para los taxistas, por su parte, la medida ya generó y despertó polémicas. Según explicaron a PERFIL, con la tarifa preestablecida ven reducido el valor real del viaje. “Nunca nos opusimos a los totems, al contrario, pero planteamos una cuestión de fondo. No tienen en cuenta la Ley 3.622 de la Ciudad, que establece el cálculo del viaje de los autos con taxímetro. Es un cálculo que se hace teniendo en cuenta la bajada de bandera, la distancia recorrida y el tiempo del viaje”, aseguró de manera contundente Alberto Rodriguez, titular de la Asociación Taxistas de Capital.

“Al sacar el tiempo, se genera un precio que es menor a lo que se debería cobrar. De esta manera perdemos entre un 15% y 20% del precio final. En un momento de crisis, como el que vivimos, la tarifa baja en lugar de aumentar”, agregó por último.

Desde el Sindicato de Peones de Taxis de la Capital Federal, que dirige Omar Viviani, en tanto, coinciden con la ATC. “No nos oponemos al control porque protege a los trabajadores honestos de aquellos que no lo son y a los pasajeros. Lo que no queremos es que se establezca un precio más bajo del real y que se perjudique a los trabajadores. Vamos a estar haciendo pruebas del funcionamiento para ver si la tarifa establecida es acorde a la habitual”.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*