Crisis en Venezuela: comenzaron las marchas de la oposición contra Nicolás Maduro

De manera pacífica, comenzaron poco después del mediodía las protestas contra Nicolas Maduro y en apoyo a la Asamblea Nacional y al autoproclamado presidente interino Juan Guaidó en distintas partes de Venezuela. El sábado se volverá a machar.

Sin medios locales independientes para seguir las marchas, los venezolanos acudieron a las redes para mostrar el avance de la protesta.

En la Plaza Altamira, vecinos tocaron cacerolas y gritaban consignas en contra de Maduro.

La protesta de este miércoles no es una marcha, sino lo que llaman “trancazos”: piquetes y barricadas en el lugar donde uno se encuentre, durante dos horas, entre las 12 y las 14, en una suerte de “desobediencia civil” para desafiar a Maduro.

Las marchas se replicaron en Maracay con gente portando carteles que rezaban “Yo respaldo a la AN” por Asamblea Nacional.

Las reglas para la manifestación del miércoles fueron explicadas a través de la cuenta de Twitter de Guaidó:

“Si estas en tu trabajo, en tu comercio o en tu casa: sal a tu acera”, decía el punto 1.

Luego, “en una hoja escribe tus razones de lucha, acompaña y sube una foto en las redes con el #TuTambienTienesRazones”.

El tercer punto consistía en resaltar los tres elementos de la estrategia opositora que encabeza Guaidó que son: cese de la usurpación; gobierno de transición y elecciones libres.

Otra consigna para este miércoles es pedirle a las fuerzas armadas que se pasen al bando opositor: “Vente a la acera de la constitución”.

Finalmente, al cerrar la protesta, la consigna es cantar el himno nacional y gritar: “¡La Fuerza es la Unión!”.

En tanto, Maduro buscó refugio en el único pilar que parece sostenerlo en estas horas, las fuerzas armadas.

A primera hora, Maduro comandó maniobras militares en Fuerte Tiuna, mayor complejo militar en Caracas, donde denunció que “mercenarios desertores” buscan desde Colombia fracturar a la Fuerza Armada.

“Unidad monolítica!, ¡Moral máxima!. Llamo a la Fuerza Armada (…) a una gran renovación, a una gran revolución militar de la moral”, arengó Maduro a unos 2.500 soldados.

Poco después, Guaidó recibía su propia muestra de respaldo importante: un llamado desde la propia Casa Blanca.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*