“Maduro tiene los días contados”, afirma la embajadora que nombró Juan Guaidó en la Argentina

Elisa Trotta Gamus vive en la Argentina desde hace ocho años, cuando en su país todavía gobernaba Hugo Chávez pero la situación económica y social ya se deterioraba y el Ejecutivo se tornaba cada vez más represivo. Este martes, de forma casi inesperada, fue nombrada “embajadora” en este país por el autoproclamado presidente interino de Venezuela, el opositor Juan Guaidó -que también designó representantes en otra decena de países- mientras Nicolás Maduro se aferra al poder y se niega a ceder frente al Parlamento opositor y de gran parte de la comunidad internacional, que reclaman un pronto llamado a elecciones libres.

En un diálogo telefónico con Clarín pocas horas después de su nombramiento, y minutos antes de que trascendiera que estaba reunida con el presidente argentino, Mauricio Macri, Trotta, una abogada de 36 años con estudios de posgrado en Estados Unidos, se muestra optimista pese a la crisis que hunde a Venezuela y mientras algunas voces temen un desenlace sangriento. “Maduro tiene los días contados”, afirma. Y confía en que su país podrá salir adelante de manera pacífica. “Ttenemos el apoyo de toda la oposición y de la comunidad internacional”, remarcó.

Trotta es hija de un argentino que debió exiliarse en Venezuela durante la dictadura militar, en los años 70. “Soy argentina por opción, y hace diez años obtuve una beca para estudiar en Estados Unidos. Cuando terminé mis estudios, ya la situación estaba difícil en mi país, por eso decidí venir. Por suerte conseguí trabajo y decidí quedarme. Desde aquí siempre estuve involucrada en la lucha venezolana por la libertad y la vuelta a la democracia”, cuenta.

Además de trabajar como asesora en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, lidera la asociación Alianza por Venezuela, que se dedica a asistir a miles de venezolanos que llegan a la Argentina.

-Juan Guaidó acaba de nombrarla embajadora de Venezuela en Buenos Aires. ¿Qué significa ser la representante de un gobierno que no ha sido reconocido por la totalidad de la comunidad internacional?

-Decididamente, es un gran desafío que asumimos con mucho honor y compromiso. Contamos con un gobierno, el de Argentina, que ha dado total respaldo al presidente interino Guaidó, mientras Venezuela está en una situación constitucional de ilegitimidad. Aquí nos comprometemos con el planteamiento pacífico de Guaidó, que se basa en tres pasos: el cese de la usurpación del poder por parte de Maduro, para poder asumir las totales competencias del Estado; el apoyo al gobierno de transición y el llamado a elecciones libres.

-Concretamente, ¿qué acciones planea emprender?

-Estamos un poco a la espera de lo que decida el gobierno interino. Este nombramiento tiene todo un proceso y un procedimiento para que las cosas se hagan.

-¿Ya sabe dónde va a instalar la sede de esta nueva “embajada” designada por Guaidó?

-Son preguntas que todavía ni he tenido tiempo de plantearme. Esto acurrió hace apenas un par de horas, les pido a los medios que tengan un poco de paciencia.

-En estos años que lleva en la Argentina, ha tenido contacto con la embajada de Venezuela aquí?

-No nos hemos reunido con este gobierno usurpador. El único contacto que hemos tenido, hace ya muchos años -porque desde hace tiempo no hay elecciones libres en Venezuela- es que nuestra organización acudió como representante de la oposición a fiscalizar el proceso electoral.

-Cree que Venezuela podrá salir de esta crisis de manera pacífica?

-Confío en que así será. Ninguna transición es fácil, y mucho menos esta. Pero estamos respaldados por la oposición, por los venezolanos en el exterior y por gran parte de la comunidad internacional.

-¿Qué la hace creer que Maduro, que hasta ahora ha rechazado todos llamados internacionales a dar un paso al costado, cederá en este caso?

-Yo estoy convencida de que Maduro tiene los días contados. Ha matado de hambre a la gente, la ha dejado sin medicinas, sin atención en los hospitales. Eso no tiene perdón de la gente. Maduro ha terminado su mandato en enero, y ahora está usurpando el poder. Las elecciones de mayo fueron totalmente inconstitucionales, sin presencia de la oposición, y no fueron reconocidas ni dentro ni fuera del país.

-Usted habla del llamado a elecciones libres. ¿Tienen un plazo estipulado?

-Este sábado vence el ultimátim que le dio la Unión Europea a Maduro para que convoque a elecciones. Estaremos muy atentos a lo que ocurra en estos días. El sábado a las 18 vamos a concentrarnos frente a la Facultad de Derecho, en Buenos Aires, en apoyo a un urgente llamado a elecciones en Venezuela.