Cayó a una zanja que hizo la lluvia

a fuerte tormenta que se desató ayer por la mañana en Santa Rosa y Toay provocó el anegamiento de calles, la formación de zanjas y la caída de árboles sobre la ruta. En algunos lugares de Santa Rosa y Toay también cayó granizo de pequeño tamaño.
La tormenta comenzó cerca de las 9 y se extendió hasta pasadas las 10.30. Hubo mucha lluvia, viento y una fuerte actividad eléctrica.
En el barrio Pueblos Originarios, un remisero circulaba por el lugar, uno de los que más sufrió las consecuencias de la tormenta. El hombre iba por la esquina de las calles Toscano Sur y Bustriazo Ortiz cuando cayó en una zanja que se formó por la fuerza con que bajaba la corriente de agua por la calle Bustriazo Ortiz. La profundidad de la zanja hizo que el coche golpeara fuertemente contra la “barranca” de la cárcava y quedara con sus ruedas delanteras en el aire.
A raíz de la fuerza del golpe, el Volkswagen Voyage sufrió daños importantes en la parte delantera. Fue necesario convocar a la grúa de la Policía provincial para poder quitarlo del lugar.

Calles.
A través de redes sociales, algunos vecinos hicieron sentir su queja por el anegamiento de sus calles. Una de ellas provino de la zona suroeste de la ciudad, de usuarios de la calle Felice. En las imágenes que subieron a las redes se veía una importante corriente de agua circulando por esa calle, en dirección a la laguna Don Tomás, que es el destino final de ese escurrimiento superficial. La calle es la entrada obligada a los barrios El Faro, Las Camelias y Los Hornos.
El vecino que subió el video aseguró que en varias oportunidades han solicitado a la comuna soluciones a este problema, sin haber obtenido hasta ahora respuestas concretas. Incluso hace unas pocas semanas entregaron una nota al intendente Leandro Altolaguirre pidiendo obras para el lugar.
En ese mismo posteo, en el sector de comentarios, un vecino hizo notar que en esa zona se construyó, hace unos años, un importante supermercado que obligó a impermeabilizar un enorme predio y un terreno anexo. Todo ello, según ese lector, sin ningún plan de mitigación de por medio.
“Todo el exceso pluvial que baja de la cuenca superficial que drena la calle Catriló y Quemú Quemú desde el límite con el departamento Toay, pasa por la rotonda de Felice y baja a la laguna”, detalló el lector, que culpó de esta situación a las gestiones municipales anteriores.

Desagües.
En el histórico edificio de Quintana y Pellegrini, donde ahora funciona el Ministerio de Desarrollo Social, la intensa lluvia provocó el desborde de las cloacas. Ello obligó a una rápida intervención del personal de mantenimiento del lugar.
El problema refleja que el sistema de desagües pluviales del lugar está conectado en algún punto con la red de cloacas, lo que provoca estos desbordes.

Lluvia.
La lluvia se extendió entre las 9.18 y las 10.40, según el registro de la oficina local del Servicio Meteorológico Nacional. En ese rato cayeron 21,5 milímetros.
La tormenta en sí empezó a sentirse rato antes de la lluvia, sobre las 8.55, con los primeros truenos y el viento. La ráfaga más fuerte de viento se sintió a las 9.22; fue de 78 kilómetros por hora y vino desde el oeste.
La tormenta matutina corrió un par de horas la temperatura máxima de la jornada.

Cayeron árboles
Las ráfagas de viento de la tormenta de ayer volvieron a tirar grandes ejemplares de eucaliptos, en esta oportunidad frente a la entrada al Campo de Enseñanza de la Universidad Nacional de La Pampa. Dos enormes ejemplares cayeron hacia el lado del campo, pero el tercero lo hizo sobre la ruta, lo que obligó a cortar la circulación por el lugar hasta tanto el personal de Defensa Civil logró cortar el tronco principal y liberar la circulación.

Fuente :La Arena