Casamiento en la plaza

Las vecinas Bibiana Palacios y María Eva Ledesma dieron el “sí” ante la jueza de Paz local, Ana Ontiveros, y quedaron unidas en matrimonio, en una particular ceremonia que se llevó a cabo ayer cerca del mediodía en la Plaza San Martín de General Pico. Eligieron ese lugar para sellar la historia de amor que se inició hace dos años, porque es el espacio de encuentro de las luchas feministas que comparten. Por lo cual, la prevalencia del color verde en sus atuendos fue una manifestación más de su apoyo a la causa por la legalización del aborto.
Ayer a la mañana “Bibi”, vestida con pantalón negro, camisa blanca y corbatín verde, y “Mary”, con un vestido totalmente verde, se casaron por la vía civil en la plaza principal de la ciudad. La vegetación y los bancos fueron la escenografía y el decorado ideal, al cual solo le agregaron una bandera de la diversidad que fue el fondo sobre el cual sellaron su unión.
Ambas son conocidas militantes feministas y sociales de la ciudad, y ayer la mañana se unieron en matrimonio, en una sencilla y original ceremonia de la que participaron familiares, amistades, compañeros y compañeras de lucha, además de representantes gremiales y de agrupaciones políticas.
Romina Ledesma, Romina Palacios, Lorena Lucero y Patricia Palacios, fueron las testigos de este enlace, y en el inicio del casamiento, le dejaron los mejores deseos de felicidad a las protagonistas de la jornada.
“Espero aprender cada día más de vos, que sos una inmensa persona, y espero hacerte feliz. Siempre dije que vos sos el premio a tantas cosas que he pasado. El universo me dio este premio”, le dijo Mary a su pareja, antes de firmar el acta. En principio, pareció que semejante manifestación había dejado sin palabras a Bibi, quien aseguró estar agradecida con el “universo por haberte conocido, y por hacerme tan feliz”.

La propuesta.
Mary nació en agosto de 1976, en un centro clandestino de detención, durante la última dictadura militar. Poco después, su abuelo viajó desde General Pico a buscarla, luego que le dieran 24 horas para encontrarse con su nieta. A su madre la conoció a los 6 años de edad y tiempo después conoció a su padre. En la adultez participó en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), en Patria Grande, y desde hace un tiempo, dedica su participación a los movimientos que reivindican los derechos de la mujer y la lucha feminista. En este ámbito, se conoció con Bibi, quien se desempeña como movilera de una radio cooperativa.
La ceremonia de ayer se centró en la Plaza San Martín, la cual fue escenario de tantas manifestaciones y reivindicaciones feministas.
“La elección de la plaza surge porque es un lugar muy significativo para nosotras. Es nuestro lugar de lucha, de feminismo, de la lucha con las mujeres por la diversidad, y más significativo que la plaza no había, por eso la elegimos”, contó Mary.
También en un lugar público Bibi le propuso matrimonio a su compañera, pero ante la presencia de miles de mujeres. “La propuesta de casamiento fue en el Encuentro Nacional de Mujeres que se hizo en el Chaco, ante multitud escuchándome arriba del escenario”, dijo.
Si bien se conocen desde hace seis años, “hace dos” que comenzaron esta historia de amor. El lugar de encuentro entre ambas, fue la militancia feminista “en las plazas y con los tambores”. Ayer cumplieron su sueño, y se casaron de verde, en reclamo del “aborto legal, seguro y gratuito”.

Fuente :La Arena