Los argentinos podrían llegar a votar hasta seis veces este año

Si bien falta para que se confirmen los detalles del cronograma electoral, si se tienen en cuenta las elecciones primarias, las generales y los posibles ballottages de los comicios locales y nacionales, 2019 podría igualar a 2015 , cuando ir a votar por poco no se convirtió en una costumbre de los domingos.

En la ciudad de Buenos Aires , por ejemplo, los porteños podrán sufragar entre dos y seis veces, dependiendo de decisiones políticas determinadas y de los resultados de las votaciones.

Si, como se prevé, el gobierno porteño opta por unificar los comicios locales con los nacionales y si en esas elecciones se termina imponiendo una fuerza en primera vuelta, en la ciudad se votaría solo en las primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) y en la elección general para presidente y jefe de gobierno.

Si, en cambio, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta se diferencia y elige otra fecha para disputar su reelección y no hay fuerzas que ganen en primera vuelta, los porteños deberán recurrir a las urnas en dos primarias, dos elecciones generales y, eventualmente, dos ballottages.

Este año, Rodríguez Larreta tendrá la potestad por primera vez de unificar las elecciones con la Nación luego de que en octubre pasado la Legislatura -donde el macrismo tiene mayoría- aprobó la reforma del Código Electoral.

Se cree que la unificación de los comicios es un hecho, pero aún resta la confirmación oficial. Recién el mes próximo se definirá si se realizan el mismo día las elecciones presidenciales, las porteñas y las bonaerenses, donde se espera que María Eugenia Vidal busque un segundo mandato.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el consultor Jaime Durán Barba son los que presionan para unificar los comicios en los tres distritos, confiando en que la performance de Larreta y Vidal -que tienen una imagen positiva alta- arrastre votos para la candidatura a la reelección de Mauricio Macri.

“Gran parte de los motivos para modificar las fechas y unificar o no las elecciones están más vinculados a los objetivos de marketing electoral que a las respuestas de los dirigentes a una sociedad enojada”, señaló a LA NACION la socióloga Graciela Römer.

Ese razonamiento también pesa en quienes impulsan el desdoblamiento de las elecciones bonaerenses. Si se adelantan los comicios locales, se le estaría dando una mala noticia a Cristina Kirchner , suponiendo que ella se postulara para un tercer mandato, pues los intendentes no se verían obligados a aliarse a su figura.

La Legislatura bonaerense evaluará la viabilidad constitucional del desdoblamiento antes de marzo.

Este año, además, se dará un fenómeno reciente en la política local. Habrá 17 distritos que separarán la elección local de la presidencial, lo que también suma fechas en las que los argentinos tendrán que votar. Es una cifra récord. La Pampa y Córdoba, por ejemplo, votarán en mayo, y Entre Ríos y Santa Fe, en junio, mientras que Neuquén elegirá su nuevo gobernador en marzo. Todavía no se confirmaron las fechas de todos los distritos.

Como en 2015, volverán a surgir cuestionamientos y análisis sobre la pertinencia de generar semejante sumatoria de jornadas electorales, particularmente en tiempos en los que se registran niveles crecientes de hartazgo y desconfianza de la sociedad ante la clase política en general.

Posible hartazgo

Al mismo tiempo, surgen interrogantes sobre si termina siendo perjudicial para los candidatos la extensión del cronograma electoral.

“Todo depende del framing [encuadramiento] que le den las campañas. Puede ser macrismo versus kirchnerismo o política versus antipolítica. El primer encuadramiento reproduce el orden actual; el segundo, promueve la emergencia de un [Jair] Bolsonaro “, dijo, en diálogo con LA NACION, el politólogo Andrés Malamud.

En cuanto al rechazo de la población a la política, el académico indicó que las consecuencias de ese fenómeno serán un reflejo de la economía. “La reacción popular dependerá de la evolución de la economía. Si no empeora, el hartazgo antipolítico tiene su antídoto en la grieta, que divide verticalmente a la sociedad, en vez de horizontalmente como en 2001, y la estabiliza”, señaló.

Por su parte, la socióloga Römer indicó que es necesario que la sociedad “vote la cantidad de veces que establezca la ley”, aunque advirtió que “la hipótesis de que la gente está enojada mezclada con el hiperpragmatismo económico no le hace bien a la democracia”.

17 provincias desdoblarán las elecciones: La mayoría de las provincias optaron por separar la elección local de la nacional. Se trata de una cifra récord. Por ahora, solo tres distritos expresaron la voluntad de unificar los comicios (Ciudad de Buenos Aires, Salta y Formosa), aunque no lo confirmaron aún.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*