El piloto que se pasó el aeropuerto en el que iba a aterrizar. Se quedó dormido

Lo nunca visto. Los aviones son un espacio de historias de sexo clandestino e indómito, peleas y grescas infernales, pasajeros racistas o personas que confunden la puerta trasera de la aeronave con el baño. Todo es posible en esta salchicha mecánica con alas. Hasta que el propio piloto se quede dormido y se pase el aeropuerto en el que tiene que aterrizar.

El suceso tuvo lugar en Australia, en un vuelo entre Tasmania y King Island. La Oficina de Seguridad del Transporte de Australia (ATSB por sus siglas en inglés) se encuenrta actualmente inmersa en una investigación del incidente denominado como “incapacitación del piloto” después de que el avión continuara su travesía en vez de aterrizar. Evidentemente, hubo que hacer una maniobra especial para que pudiera dar marcha atrás, según informa ‘The Independent’.

“El piloto se quedó dormido, lo que provocó que la aeronave avanzara 46 kilómetros más allá de King Island“. Esta es la frase que aparece en el informe del caso realizado por ATSB. Pero, a pesar de todo y afortunadamente, todo se quedó en una mera anécdota. Los datos de seguimiento muestran que el vuelo aterrizó de forma segura la mañana del 8 de noviembre.

Sin embargo, la oficina de seguridad australiana ha clasificado lo ocurrido en la categoría de “incidente operacional serio”. Los agentes entrevistarán pormenorizadamente al piloto, recopilarán las pruebas necesarias y revisarán los procedimientos de la compañía antes de presentar el informe final del caso. Se ha puesto de fecha límite hasta marzo de 2019 para presentar la investigación.

El avión, un Piper PA-31 Navajo VH-TWU, pertenece a la aerolínea Vortex Air y tiene capacidad para solo nueve personas, por lo que realiza varios vuelos al día. El diario ‘The Australian’ descubrió que ese día ya había realizado siete viajes. Una siesta puede ser fatal en cualquier otro medio de transporte, ya sea coche o tren. Pero en los aviones, es mucho más frecuente de lo que la gente comúnmente cree.

Según una encuesta realizada en 2013 por el sindicato Balpa, más de la mitad (hasta un 56%) de los pilotos han admitido haber dejado los mandos mientras estaban pilotando una aeronave. Pero no solo eso: del grupo que lo reconoció, el 29% también confesó que había situaciones en las que tanto ellos como los copilotos se encontraron dormidos, siendo despertado el uno por el otro o viceversa.

Foto: EFE.© Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: EFE.

Traquilidad ante todo. Según varios expertos consultados por ‘The Guardian’, no pasa nada porque esto suceda. “En toda la historia de la aviación, ningún avión se ha estrellado porque un piloto se haya quedado dormido mientras lo conducía”, alegaDavid Learmount, expiloto de la RAF Hércules. “Nunca ha sucedido una cosa así. Por otro lado, ¿ataques de fatiga? Son demasiado comunes, sobre todo en el aire”.

Por lo general, no es un problema de orden mayor, ya que el avión está volando en piloto automático la mayor parte del vuelo. Sin embargo, considerando que dicho vuelo de Tasmania a King Island solo dura unos 45 minutos, puede que no sea el momento más apropiado para echarse una siesta. Ahora, ya solo queda revisar las políticas de la aerolínea para paliar la fatiga de los pilotos.

MÁS NOTICIAS EN MSN:

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*