Los demócratas reconquistan la Cámara de Representantes y los repubicanos mantienen la mayoría en el Senado

Los comicios, que tanto los votantes como la clase política estadounidense han considerado como un referéndum sobre Donald Trump, han sido, no obstante, mejores de lo anunciado por las encuestas para los republicanos. El partido del presidente mantiene y expande el control del Senado, así como el puesto de gobernador en dos estados claves que la oposición esperaba arrebatarle: Florida y Tennessee.

La victoria demócrata abre una nueva fase política en EEUU. Al controlar la Cámara de Representantes, la oposición podrá llevar a cabo investigaciones de las finanzas de Donald Trump, así como de sus relaciones con el Gobierno y destacadas personalidades rusas, y lo que para la oposición son intentos de obstruir los esfuerzos de la Justicia en esos escándalos. El último paso de esa lucha política podría ser incluso un impeachment, es decir, un voto de no confianza por parte de la Cámara, aunque las posibilidades de que eso suceda dependen en gran medida de la ventaja que los demócratas logren.

Las dimensiones de la victoria parecen más exiguas de lo que las encuestas vaticinaban. Y, desde luego, muy inferiores a la diferencia en votos. El New York Times está proyectando 9 puntos de diferencia a favor de la oposición, la mayor ventaja en 10 años. La última vez que los demócratas lograron un triunfo similar fue en 2008, cuando Estados Unidos estaba en mitad de un colapso económico, y empantanado en una guerra extremadamente impopular en Irak. Ahora, Trump preside un país con una tasa de desempleo en mínimos históricos y sin problemas de seguridad, por más que el presidente trate de presentar a la inmigración como una amenaza para el país. El mal resultado en unos comicios que el presidente había personalizado no es un buen síntoma para las elecciones presidenciales de 2020 cuya campaña empieza, de forma informal, en el preciso momento en el que se tengan los resultados definitivos de estas elecciones.

Tal y como predecían los sondeos, la mayor parte de las carreras que van a decidir el control de la Cámara se están decidiendo por diferencias mínimas. Ése era uno de los principales factores de incertidumbre, ya que, si el sesgo de las encuestas iba en una dirección o en otra, podía producirse desde una ‘marea demócrata’ hasta el mantenimiento del control republicano de la Cámara.

Trump presume de un “tremendo éxito”

El presidente de Estados Unidos ha presumido de un “tremendo éxito” en las elecciones legislativas de Estados Unidos, pese a que, según las proyecciones, los demócratas recuperaron el control de la Cámara de Representantes.

“Un tremendo éxito esta noche. ¡Gracias a todos!”, escribió el mandatario en un escueto tuit.

© El Mundo La declaración de Trump llegó después de que la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, hubiese asegurado que los resultados de los comicios de mitad de mandato habían deparado “una buena noche” para Trump.

“Ahora mismo nos sentimos bien, ha sido una buena noche para el presidente hasta este momento”, dijo Sanders en declaraciones a los periodistas en la Casa Blanca.

La portavoz se pronunció así antes de que las principales cadenas de televisión pronosticaran que, según la proyección de las principales cadenas de televisión, los demócratas habían arrebatado a los republicanos la mayoría en la Cámara de Representantes.

Trump ha seguido los resultados desde la Casa Blanca con familiares y amigos, y Sanders subrayó que para el presidente fue un “gran momento” cuando se enteró de que el senador demócrata por Indiana Joe Donnelly había perdido contra el candidato republicano, Mike Braun.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*