Un avión con 189 ocupantes se estrelló en el mar en Indonesia

Los 189 ocupantes de un avión Boeing 737 de la compañía indonesia Lion Air, que se estrelló este lunes en el mar tras despegar de Yakarta, están “probablemente” muertas, indicaron los servicios de rescate.

Los socorristas encontraron “desde hace horas restos humanos que ya no estaban intactos por lo tanto es probable que las 189 personas (a bordo) hayan muerto”, declaró Bambang Suryo Aji, director operativo de los servicios de rescate indonesios, en rueda de prensa.

El aparato, un Boeing 737 MAX de la compañía de bajo coste Lion Air, solicitó regresar al aeropuerto de la capital poco antes de que se perdiera el contacto con el control aéreo, hacia las 06H30 (23H30 GMT del domingo). El avión iba rumbo a Pangkal Pinang, una ciudad de la isla de Bangka, frente a Sumatra.

“El avión se estrelló en el agua”, declaró a la AFP Yusuf Latif, portavoz de la agencia encargada de las búsquedas.

Según declaró a la AFP el presidente de la aerolínea indonesia, Edward Sirait, el Boeing de Lion Air que se estrelló este lunes había sido reparado por un problema técnico.

El aparato “fue reparado” en la isla de Bali “y luego voló a Yakarta”, indicó Sirait. “Los técnicos en Yakarta recibieron un aviso y efectuaron una reparación antes de que partiera hacia Pangkal Pinai”, su destino en el momento del accidente, agregó la fuente.

Sindu Rahayu, director general de la avión civil en el ministerio de Transportes, anunció en otro comunicado que el avión transportaba 178 pasajeros adultos, un niño y dos bebés, así como dos pilotos y seis miembros del personal de cabina. Se ignora si había extranjeros a bordo.

“El avión solicitó volver a su base antes de desaparecer de los radares”, declaró Rahayu

El portal de seguimiento de vuelos Flightradar muestra, en un mapa, la trayectoria del Boeing 737 Max 8, que, tras despegar en dirección suroeste, gira hacia el sur y luego hacia el noreste, antes de interrumpirse bruscamente sobre el mar de Java, no muy lejos de la costa.

Imágenes de restos del aparato, entre ellos un tobogán de evacuación y restos de teléfonos móviles, fueron publicados en Twitter por el portavoz de la agencia de gestión de catástrofes, Sutopo Purwo Nugroho.

En otras imágenes filmadas en el aeropuerto de Pangkal Pinang -destino del vuelo- se podía ver a familias llorando, hablando con sus teléfonos móviles y abrazándose. Algunas de las personas musitaban: “Oh, Dios mío”. (NA).

Fuente: La Arena

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*