Procesaron a Julio De Vido y a Andrea del Boca por defraudación con la serie “Mamá Corazón”

La Justicia sostuvo que hubo un reparto discrecional de fondos para las producciones audiovisuales a través de una compleja estructura.

El juez federal Sebastián Ramos procesó hoy al exministro de Planificación Julio De Vido y a la actriz Andrea del Boca, entre otros, al considerarlos partícipes necesarios del delito de defraudación al Estado y administración fraudulenta en distintas producciones audiovisuales.

Al exfuncionario K lo embargaron por 60 millones de pesos, mientras que a la actriz lo hicieron por 50 millones de pesos. De acuerdo al fallo publicado por el Centro de Información Judicial, en la causa se investigan las maniobras defraudatorias por las cuales se “implementó un circuito que involucró la actuación de funcionarios y empleados del ex Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, de la Universidad Nacional de San Martín y del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales”.

Con respecto a la novela de Andrea del Boca, en la causa está probado que Mamá corazón tuvo un costo de $36,6 millones y que la productora a+A Group ganó $3,26 millones. La contratación fue directa, a través de una maniobra de triangulación en la UNSAM y Planificación, para el rodaje de 25 capítulos. De acuerdo a un informe a la empresa se le habían pagado más de $24 millones. La empresa cobró poco más del 76% del total.

Otra de las ficciones involucradas en la causa es El Pacto, la versión televisiva del informe de Guillermo Moreno sobre Papel Prensa. La obra recibió subsidios por $4,55 millones de pesos y fue producida por Tostaki, una cooperativa audiovisual liderada por la esposa de De Vido, Alejandra Minnicelli, y Marta Cascales, esposa de Moreno.

La controversia con las producciones de ficción generaron, además de un perjuicio económico, un vació. De acuerdo a lo que declaró el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi, con el método de tercerizar instalado desde Planificación con las universidades quedaron 2.100 horas de televisión sin emitir.

Cómo era el método para triangular dinero de ficciones

La operatoria consitía en que las productoras presentaban sus propuestas a las universidades y las instituciones educativas elevaban los proyectos y los presupuestos al ministerio que dirigía Julio De Vido. Finalmente, la decisión de cuáles serían las ficciones que se filmarían la tenía Planificación Federal.

El secretario legal y técnico de la Universidad de San Martín, Eduardo Ratti, explicó en Telenoche en noviembre de 2016, cuál era el rol de la institución educativa. “La Universidad cumplió la función de administrar fondos, estamos en condiciones de mostrar que rendimos cuentas al Estado de toda la plata que recibimos y de que los trabajos que nos fueron encomendados revisar fueron realizados y facturados”, aseguró.

Así era la novela fantasma de Andrea del Boca

Suena una canción funky. La escena está bien iluminada: se nota que es de mañana. Una mujer abre los ojos. Una nena también se despierta. Son madre e hija. La chica sale primero de la cama. Va hacia la cocina. Hay planos de los 4 ambientes de la casa. Se acerca la mujer. Hablan y desayunan. Así es la primera secuencia de Mamá Corazón, la novela “fantasma” que nunca salió al aire y que costó 36 millones de pesos.

Un dato de la ficción revela la buena relación que tenían Del Boca con De Vido. El personaje que hacía la protagonista se llamaba Alessandra y le decían ‘Lali’. ¿Quién tiene ese nombre? Alessandra Minnicelli, alias Lali, esposa del exministro de Planificación.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*