Cataluña podría poner fin a siete meses sin presidente regional

Con la abstención del partido anticapitalista la CUP, el Parlamento catalán hoy se  investira este lunes al candidato Quim Torra, escogido por el independentista Junts per Catalunya. De ser así, la región retomaría su autogobierno.

¿Cuándo volverá a tener Cataluña un gobierno propio? Los catalanes llevan siete meses haciéndose la misma pregunta, después de que en octubre la Declaración Unilateral de Independencia fuera anulada por el Gobierno de España, y el exlíder Carles Puigdemont viajara a Bruselas para evitar ser arrestado. Un largo conflicto político-social que este mismo lunes podría tener fin.

La reciente decisión del partido anticapitalista la CUP (Candidatura de Unidad Popular) de abstenerse a votar en el Parlamento este 14 de mayo –como lo hizo este sábado en la primera votación–, podría cambiarlo todo, ya que permitiría al candidato Quim Torra ser investido nuevo presidente del gobierno regional, en una cámara de mayoría independentista.

Esta cesión abstencionista de cuatro de sus diputados no es gratuita. La militancia de la CUP, consciente de que sus votos abren paso a una nueva legislatura, ha advertido a Torra de que “no facilitarán la gobernabilidad” y que harán “oposición activa” porque no lo apoyan.

Han expresado políticamente con hechos una reculada de lo que se había conseguido en el otoño del 2017″, declaró el portavoz de la CUP, Lluc Salellas, haciendo alusión al referendo de octubre, y pidiendo “materializar la república” catalana. Pese a todo, en la balanza pesa más el argumento de que es un momento “complejo, marcado por la represión y la vulneración de derechos políticos y civiles por parte del Estado” español.

El hemiciclo del Parlamento catalán, compuesto por 135 escaños, quedaría entonces con 66 votos de la formación independentista Junts per Catalunya (JxCat), a la que pertenecen Torra y el exmandatario Puigdemont, y del partido de izquierda Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), frente a los 65 votos que obtendría la oposición, más a favor de la unión de España.

Esta segunda sesión de investidura tan solo requerirá una mayoría simple (más síes que noes) y no una absoluta como en la del sábado, fijada en 68 votos. De este modo, al nombre de Quim Torra podría adjudicársele el título de presidente de Cataluña.

Torra fue el candidato designado por Carles Puigdemont, actualmente en Alemania en un proceso de extradición, para asumir este cargo y conseguir que Cataluña logre al fin gestionar su autonomía.

Desde el 27 de octubre, la ‘Generalitat’ ha estado dirigida por el Gobierno español, mediante el artículo 155 de la Constitución, que le permitió destituir a Puigdemont y poner al frente de las instituciones catalanas a la vicepresidenta del país, Soraya Sáez de Santamaría. Una situación que con Torra, que ha prometido “construir un Estado independiente en forma de república”, terminará.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*