La interminable angustia de 40 años de los padres de Kimberley King a punto de tener un final impensado para los investigadores

Kimberley King  desapareció en septiembre de 1979. Tenía 12 años. Su rostro, como el de tantos menores, figuró en cada columna, ventana y comercio de Macomb TownshipMichigan. Durante años se la buscó desesperadamente. Sin suerte.

Ahora, casi 40 años después, el Departamento de Policía de Warren está detrás de la pista más sólida: un rancho donde estarían enterrados los restos de la pequeña Kimberley… y de otras cuatro niñas.

En esa misma área, un antiguo propietario había violado y asesinado a otra menor. Ocurrió en 1986. La víctima: CindyZarzycki, quien por entonces tenía 13 años. En 2008, Arthur Nelson Ream, condujo a los detectives hasta el lugar exacto donde estaba su cadáver. Y confesó el crimen.

Ream ya cumplía una sentencia por violación. Tras hacerse responsable por el asesinato de Zarzycki, fue nuevamente condenado. Esta vez a prisión perpetua. El delincuente sexual y homicida era el padre del por entonces novio de Cindy. Le había dicho que se fuera con él porque quería ofrecerle una fiesta sorprensa a su hijo. La violó y luego hizo desaparecer su cuerpo.

Pero ahora, nueva información sobre el caso de Kimberley dirigió a la policía a la antigua propiedad en el bosque de Macomb. Incluso, la ex esposa de Ream fue parte de una de las pericias que se realizaron este lunes en el lugar. ¿Ream también fue el asesino de Kimberley? ¿También de otras cuatro niñas?

Eso parecería, pero aunque los investigadores no dejaron trascender esa versión, es la que más resuena en el poblado de Michigan. Además del de Kimberley y Cindy, los otros casos que salpican a Ream son el de Kellie Brownlee (17 años, desaparecida en 1982) y el de Kim Yarro (15 años, sin noticias de ella desde 1981), de acuerdo a Fox News.

Kimberley fue reportada como desaparecida el 15 de septiembre de 1979. Fue luego de que fuera a la casa de sus abuelos en Warren. Esa misma noche, en la que debía dormir en la casa de una amiga frente a su propiedad, llamó a su hermana, Konnie Beyma, desde un teléfono público. Konnie le dijo que volviera a dormir a la vivienda, pero eso nunca ocurrió.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*