Seis meses de prisión efectiva por violencia de género

La jueza de control María Florencia Maza condenó a un hombre de 30 años a la pena de seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, por ser autor de los delitos de lesiones leves agravadas por la relación de pareja, en concurso real con desobediencia; en concurso material con daño, amenazas simples y desobediencia judicial, todos en concurso real, en dos causas diferentes. La víctima fue su expareja y, de acuerdo al fallo, los hechos deben ser encuadrados en un contexto de violencia de género.

La resolución de Maza se dio en el marco de un acuerdo de juicio abreviado presentado por el fiscal Walter Martos, el defensor oficial Pablo De Biasi y el propio acusado, quien registra antecedentes penales y reconoció su culpabilidad. La mujer, al ser notificada por el Ministerio Público Fiscal, dijo que estaba en desacuerdo con la imposición de una sanción efectiva porque “quiere retornar el vínculo con el imputado y formar una familia”. Luego, cuando fue citada por el juzgado para ser escuchada, no compareció, informó el área de prensa del Superior Tribunal de Justicia.

El primer hecho probado ocurrió el pasado 2 de febrero a la noche cuando la víctima se hallaba en su casa. El imputado llegó allí, le sacó su teléfono celular, la agredió verbalmente y le dio un golpe de puño en la ceja derecha, causándole lesiones. Ello ocurrió cuando estaba vigente una restricción de acercamiento dictada por el juez de control Nicolás Casagrande Lorences, a raíz de una denuncia de la propia víctima contra el hombre, que es además el padre de sus dos hijos.

Maza dio por probadas las lesiones y la desobediencia señalando que el imputado se presentó en el domicilio de la mujer “incumpliendo así con una restricción de acercamiento que se encontraba vigente, agrediendo a ella físicamente y causándole lesiones”.

Con respecto a la otra causa, la magistrada, con las pruebas reunidas por la fiscalía, dio por acreditado que el 17 de marzo a la noche, también en circunstancias en que la víctima se encontraba en su vivienda, el acusado quiso ingresar por la ventana frontal, dañando los vidrios de una hoja y parte de la madera del borde. e intentó agarrar de los pelos a la mujer, mientras le decía que la iba “a matar”.

También en ese momento tenía una restricción de acercamiento, impuesta por la propia jueza Maza el 6 de febrero a raíz del primer hecho.

La magistrada encuadró ambos episodios “en las disposiciones de la ley 26.485, teniendo en cuenta el contexto de violencia en que tuvieron lugar, así como el vínculo que unía a los dos al momento de los hechos, circunstancia que se corroboró por lo mencionado por la damnificada al ser citada por el Ministerio Público Fiscal, en donde reveló su intención de retomar su relación con imputado”. El condenado permanece actualmente detenido en la Alcaidía local.

Fuente :El Diario

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*