La suba del petróleo y el dólar le meten presión inflacionaria a los combustibles

Desde el exterior llega otra novedad que puede agregar más tensión a los precios domésticos y acelerar la inflación. Se trata de un nuevo aumento de los precios internacionales del petróleo, que alcanzaron este lunes niveles máximos en tres años y medio.

Tras la liberación de los precios de los combustibles, dispuesta en octubre por el Ministerio de Energía, en el mercado interno comenzaron a “flotar”, con la incidencia del aumento de la cotización del dólar y la variación de los precios del barril de crudo en los mercados globales.

Este lunes, el barril de crudo ligero de Texas, de referencia en los EEUU, se pactaba a USD 70,64, con un incremento diario de 1,3%, mientras que el crudo Brent del Mar del Norte, ganaba 1,4%, a USD 75,94 el barril. Este último es el que se considera en la ponderación de precios del crudo y los derivados en la Argentina.

En el último mes, desde el último aumento de las naftas, el crudo y el dólar se encarecieron más de 6%

El petróleo cotiza en sus precios más altos desde noviembre 2014. “La profundización de la crisis productiva en Venezuela y la posible reimposición de sanciones de EEUU contra Irán restringen la oferta de crudo desde la OPEP”, señalaron desde Research for Traders.

El último aumento de combustibles al público se aplicó el pasado 11 de abril. Desde entonces, el petróleo Brent se encareció 6,5% y el dólar subió 7,6%, lo que lleva a que las petroleras evalúen en estas horas un traslado a precios de esa magnitud.

El 22 de septiembre del año pasado se decidió la liberación de precios de la energía a partir del 1° de octubre, en función de los términos delAcuerdo de Transición a precios internacionales de la industria hidrocarburífera, rubricado en enero de 2017.

A la luz del tiempo, transcurridos siete meses desde la decisión de la cartera que conduceJuan José Aranguren, vale preguntarse si fue oportuna.

En octubre de 2017 el crudo Brent se negociaba a unos USD 56,15 por barril, mientras que el dólar mayorista, vigente para operaciones de comercio exterior, se pactaba a 17,33 pesos. Hoy cotizan a USD 75,94 y $21,75, respectivamente, con un aumento acumulado de 35,2 y 25,5 por ciento.

Un informe elaborado por Economic Trends para la Federación de Expendedores de Combustibles y Afines del Centro de la República (FECAC) indicó que el precio promedio de la nafta premium acumula un incremento interanual de 35,2%, unos diez puntos por encima de la inflación, mientras que el gasoil aumentó un 30% anual.

Economic Trends, que tomó como referencia los precios al público en la provincia de Córdoba, estimó que “el precio de la nafta premium, cuyo valor se mueve al ritmo del precio internacional del petróleo y del dólar, y cuyos impuestos directos, desde marzo de 2018, se mueven al ritmo de la inflación de cada trimestre, podría llegar a $35,45 por litro en diciembre de 2018″, según el valor de los contratos a futuro de petróleo Brent en Wall Street y las expectativas de devaluación del Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA.

La variación de precios del combustible replica el aumento del precio internacional del petróleo medido en pesos

Desde la liberación del mercado en octubre pasado, la nafta súper se encareció 28,7%, de 19,74 a 25,41 pesos en estaciones de servicio de YPF en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires.

“En un mercado de precios liberados como el actual, las variaciones en los precios de los combustibles (antes del impuesto a los combustibles) deberían seguir de cerca a las variaciones en el precio internacional del petróleo medido en pesos (es decir, a las variaciones conjuntas de precio internacional del petróleo en dólares y tipo de cambio), algo que no ocurría durante los años previos, en contexto de precios regulados”, indicó el reporte.

Economic Trends recordó que a partir de marzo “el impuesto a los combustibles líquidos y el impuesto al dióxido de carbono son de suma fija (cantidad de pesos por litro), pero ajustados cada trimestre por inflación” del IPC del INDEC.

El aumento de los combustibles preocupa además por la influencia que tiene en el aumento generalizado del resto de los precios de la economía. La Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) apuntó que “el dólar sube, las tarifas crecen y los costos para el transporte de cargas no son ajenos: en abril treparon un 1,28% como consecuencia del contundente aumento del combustible” de más del 3% el mes pasado.

El Índice de Costos de FADEEAC presentó un alza acumulada de 10% en el primer cuatrimestre de 2018, y de 27,9% en los últimos doce meses.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*