El secreto de los zapatos de Kim Jong-Un

Hace unos días se vivió un evento histórico que promete cambiar para siempre el panorama mundial: el líder máximo de Corea del Norte, Kim Jong-un y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, se reunieron. Dos naciones divididas por décadas que ahora estaban acercándose contra todos los pronósticos.

Pero mientras la prensa fijó sus lentes en el memorable apretón de manos de los líderes, algunos analistas prefirieron bajar la mirada y centrar su atención en los zapatos de Kim. ¿Por qué? ¿Qué tenían de especial?

Aunque a simple vista parezca un detalle sin importancia, o descabellado, cabe recordar que el régimen norcoreano es no de los más herméticos del mundo. Cualquier detalle, por minúsculo o insignificante, podría traer consigo grandes revelaciones acerca de la vida en este país, así como brindar información sobre este líder político que en muchas ocasiones puso a temblar las relaciones internacionales con sus amenazas nucleares.

Es que la información que Pyongyang ha permitido dar a conocer acerca de Kim es minúscula. Se sabe acerca de su sobre peso, en especial porque las imágenes que se conocían de él demostraban su gordura. Pero además de eso, nada.

De hecho, en las imágenes oficiales de Kim, que hasta ahora fueron proporcionadas por la KCAA, la agencia estatal de noticias, su figura siempre es retocada digitalmente.

Ahí es donde los zapatos toman relevancia. Chosun Ilbo, diario surcoreano, rindió todo un especial al tema. Según los analistas de dicho medio, el norcoreano usa constantemente pantalones con la bota muy ancha, impidiendo ver sus zapatos. Sin embargo, cuando cruzó la frontera de mano de Moon finalmente pudo verse su calzado.

Lo que llamó la atención es que resulta ser más alto que el calzado habitual de un hombre. Tiene una plataforma que es cubierta por el pantalón, con lo que busca parecer mucho más alto de lo que en realidad es.

 El motivo no sería otro que reflejar mayor autoridad. La estrategia fue usada también por su padre, Kim Jong-il, que apenas media 157 centímetros. Hasta el momento, las imágenes y la información oficial del régimen decía que Kim Jong-un medía 170 cm.

Pero como se pudo apreciar en el encuentro, estro no es cierto. En las fotos se le ve, con plataforma y todo, al menos un centímetro más bajo que Moon, de 167 cm de estatura. Según esto, mediría en realidad alrededor de 162 cm.

Esto resulta importante, porque en la cultura norcoreana, muy diferente a la del sur de la península tras décadas de estar separados, el tamaño se relaciona con poder. Un líder alto y ancho es una persona poderosa.

Sin embargo, como se vio durante el encuentro, este tamaño estaría causándole problemas de salud. En varias oportunidades se le notó fatigado, cosa que los analistas consideran que es culpa de su peso. De igual forma en las imágenes oficiales del régimen en las que aparece se le ve rodeado de ceniceros, lo que podría indicar que fuma (a pesar que a los ciudadanos de Corea del Norte se les prohíbe fumar).

Todo esto resulta importante para determinar no solo cómo es la vida de Kim Jong-un sino también si, por sus problemas de salud, es posible que con el tiempo deje el poder en manos de otra persona.

 

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*