Donaron sus horas extras para que su compañero cuidara de su hijo con leucemia

La verdad que hay que sacarse el sombre con todos los compañeros de este viudo que le dieron una mano enorme cuando más lo necesitaba.

Andreas Graf, ciudadano de Alemania, vivió una experiencia única a pesar del mal momento. ¿De qué se trata? Andreas vivió la muerte repentina, por una enfermedad cardíaca, de su mujer y la enfermedad de su hijo, 3 años.

Pia Meier, jefa de recursos humanos, propuso a sus empleados donar sus horas extras y cubrir la licencia de Graf. Así fue como 650 trabajadores y 3.265 horas acumuladas fueron directo a este empleado.

“Sin esta tremenda ayuda, me hubiera quedado sin trabajo. Lloré frente a mis amigos y me sentí completamente abrumado. Voy a estar eternamente agradecido a mis colegas y a la empresa”. confesó Andreas en una nota con la cadena RTL.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*