Chocó una grúa en un control, se escapó y lo atraparon

Un hecho llamativo se produjo en la madrugada del domingo en las calles del centro capitalino, cuando un conductor adolescente chocó a una grúa de la Policía. Quien iba al mando del rodado menor, un chico de 18 años, se dio a la fuga y desencadenó una persecución que se extendió por varias arterias de la ciudad. Incluso, en la huída, el joven se subió a una vereda y casi termina incrustado en una vivienda.
Finalmente fue demorado por efectivos de la Seccional Primera, quienes tras la demora le realizaron el correspondiente control de alcoholemia, que arrojó la cifra de 1,26 gramos de alcohol en sangre. Cabe recordar que el máximo permitido para conducir es de 0,5 gramos.

Choque.
De acuerdo a los trascendidos policiales, el siniestro vial ocurrió el domingo a las 6.30 de la mañana cuando el conductor de un Fiat Uno Fire chocó por detrás a una grúa de la policía que se dirigía a retirar vehículos retenidos en diversos controles de alcoholemia y documentación.
El hecho tuvo lugar en avenida San Martín y Pellegrini, justo donde se encuentra el semáforo. Al momento del choque, tras sentir el fuerte golpe, el operario de la grúa descendió del vehículo y vio cómo el chico se había incrustado con su auto, dejando al remolque totalmente fuera de servicio: “el chico no se mató de casualidad”, sostuvo un vocero de la División Accidentología, quien agregó además que “el joven se salvó gracias a que ese auto tiene la rueda de auxilio en el motor, sino podría haber recibido lesiones gravísimas con la camilla de la grúa”.

Persecución.
El vocero policial aseguró  que “el chico dio marcha atrás y se fugó del lugar. Automáticamente el conductor de la grúa dio aviso al Centro de Control, Operación y Monitoreo (Cecom) y se comenzó a seguirlo por las cámaras de videovigilancia, mientras efectivos policiales le iban cerrando el paso por las arterias laterales”.
Cuando el adolescente emprendía la carrera, en la intersección de Lisandro de la Torre y Urquiza, “se subió a la vereda y casi se incrustó contra una vivienda. Siguió por la vereda y continuó el recorrido, hasta que en la calle Sergio López y Río Quinto fue detenido por efectivos de la Seccional Primera”, dijo la fuente, quien reconoció que “estaba alcoholizado. El alcotest le dio 1,26 gramos de alcohol en sangre”. Finalmente el vehículo quedó retenido y se le efectuó una contravención por conducir ebrio, más los daños ocasionados.
Respecto de la persecución, se indicó que “se movieron todos los móviles de la dependencia para cerrar el paso. Se trató en todo momento de cerrar sus vías de escape con cautela y sin rudeza para no ocasionar un siniestro mayor”, concluyó el informante.

Fuente: la Arena

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*