Salvador Nasralla lidera elección presidencial en Honduras

Opposition Alliance presidential candidate Salvador Nasralla, center, greets supporters while posing to a picture after a press conference in Tegucigalpa, Honduras, Monday, Nov. 27, 2017. Hondurans waited anxiously with no results released hours after polls closed for Sunday's presidential election, while both the president and his main challenger claimed victory after what appeared to be a heavy turnout by voters. (AP Photo/Rodrigo Abd)

Después de horas de tensión e incertidumbre que generaron muchas especulaciones, los primeros resultados oficiales de las elecciones presidenciales de Honduras dan al opositor Salvador Nasralla, de la izquierdista Alianza de Oposición contra la Dictadura, una ventaja de casi cinco puntos sobre el actual mandatario, Juan Orlando Hernández, del conservador Partido Nacional.

Con el 57 por ciento de las boletas escrutadas, Nasralla tenía un 45.17 por ciento de los votos frente al 40.21 por ciento de Hernández, con una diferencia de más de 90 mil sufragios, según informó el lunes el presidente del Tribunal Supremo Electoral, David Matamoros.

El anuncio de Matamoros, que se había comprometido a no dar datos hasta que no se tuviera una “muestra estable”, era contrario a los datos que poco antes había ofrecido Hernández, quien insistió en su victoria desde el cierre de las urnas y aseguró incluso que aventajaba a Nasralla con siete puntos.

La actitud del tribunal demostró lo ajustado de la contienda ante una situación “crítica”, señaló el sociólogo Julio Navarro.

Nasralla anunció su victoria a medianoche del domingo con un margen ligeramente menor que el reportado por el tribunal electoral porque, según dijo, el dato contemplaba casi el 70 por ciento del escrutinio.

No hay manera de dar vuelta a este resultado”, sentenció el candidato izquierdista. “Soy el nuevo presidente de Honduras (…) vencimos el fraude del gobierno”.

Pese a la tendencia de voto de izquierdas, en el Congreso se imponía el Partido Nacional de Hernández, de acuerdo con datos también parciales.

Durante las horas en las que no hubo avances en el recuento se multiplicaron los llamados a la calma y varios observadores internacionales pidieron transparencia a las autoridades debido a que, tras haber sufrido un golpe de Estado hace menos de una década, era necesario dar confianza en las instituciones.

Estamos cuidando tus votos como nunca antes, hemos observado minuciosamente y procesado en pro de la transparencia del país”, dijo el tribunal electoral en su cuenta oficial de Twitter a primera hora del lunes.

Luis Zelaya, del Partido Liberal, que se situaba en un lejano tercer lugar con el 13.77 por ciento de los votos, fue el único cauto desde el principio y se limitó a exigir transparencia.

El revés del tribunal electoral al presidente parecía espantar el fantasma del fraude, aunque Hernández pidió a los suyos que tuvieran paciencia. “Vamos bien”, destacó al agregar que hay que esperar hasta que termine el recuento.

La Coalición de Observación Electoral hizo un llamado a la paz en un comunicado en el que apelaba a la “sensatez” de los candidatos y al “respeto a la institucionalidad” para generar la tranquilidad y la legitimidad que el proceso electoral necesita.

Nasralla, ingeniero de formación, es un popular locutor deportivo y presentador de uno de los concursos televisivos más famosos del país y era el aspirante más “outsider”, como lo definió el expresidente Manuel Zelaya, su hombre fuerte, al recordar que los políticos no tradicionales son los que se están imponiendo ahora en todo el mundo.

Zelaya fue objeto de un golpe militar en 2009, que contó con el apoyo del Partido Nacional de Hernández, aliado entonces del venezolano Hugo Chávez, estaba acusado de conspirar para lograr la reelección, algo prohibido por la Constitución.

Eso, sin embargo, es a lo que aspiraba ahora Hernández tras un fallo de la Corte Suprema de 2015 que dijo que la Carta Magna hondureña no podía impedir que un presidente volviera a postularse al cargo.

La decisión judicial indignó a la oposición, que acusó a Hernández de pisotear a las instituciones del país con el objetivo de afianzarse al poder.

Hernández, aliado de Estados Unidos, contaba con cierta popularidad debida sobre todo a una caída de la violencia en el empobrecido país centroamericano, cuyo índice de homicidios llegó a ser uno de los peores del mundo.

El mandatario ha utilizado a los militares para combatir la delincuencia, recibió elogios del vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y advirtió que sus rivales llevarían a Honduras hacia una crisis similar a la de Venezuela, pero las acusaciones de corrupción han ensombrecido su gobierno.

Un narcotraficante acusó a su hermano de haber recibido sobornos del crimen organizado y funcionarios de su gobierno se han visto vinculados directa o indirectamente en la trama que llevó al asesinato de la ecologista Berta Cáceres el año pasado.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*