Promesas que siguen esperando

En junio del año pasado, el intendente Leandro Altolaguirre solicitó a las autoridades del Distrito 21 de Vialidad Nacional la financiación de la obra de semaforización del acceso al Barrio Escondido, la iluminación y nuevas dársenas en el cruce de las rutas 35 y 14 a la altura del Bajo Giuliani. También reclamó una obra similar en el ingreso norte a la capital pampeana.
En la oportunidad, los funcionarios nacionales, entre ellos Fabio Fernández, titular del Distrito 21 (NdR: apartado este año del cargo), anunciaron que se realizarían una serie de obras en la avenida Circunvalación, específicamente en el sector este, que va desde la rotonda del Avión hasta la rotonda Sur, trabajos que incluirían la terminación de las colectoras en el nuevo barrio Procrear.

 Con presupuesto.
Según afirmó Fernández por esos días, las obras de reparación y remodelación ya contaban con presupuesto aprobado para desarrollarse a corto plazo en las rutas de jurisdicción nacional que atraviesan la ciudad, y paralelamente dio cuenta de distintos proyectos orientados a mejorar la seguridad vial y la circulación de vehículos y peatones, por determinados cruces que hoy se encuentran entre los de mayor riesgo de accidentes.
Dentro de ese esquema de obras, Fernández había anticipado que tenían todos los proyectos y pliegos listos en lo que sería de las primeras obras a concretarse: la reparación y terminación de la Avenida Circunvalación Este, desde la Rotonda del Avión hasta la Rotonda Sur, que incluirá entre otros aspectos, nuevos cruces peatonales, nuevos sistemas de iluminación y semaforización y obras complementarias sobre las colectoras y terminación de las colectoras que faltan, para dotar de mayor seguridad, sobre todo a la zona de ingreso a los barrios Procrear y Santa María de La Pampa.

Solo anuncios.
Un año y cuatro meses después, las obras ni siquiera comenzaron. En este caso, de acuerdo a lo afirmado por el propio titular de la delegación pampeana de Vialidad Nacional, no hay culpas para repartirse con ningún estamento provincial, puesto que tanto proyectos como pliegos estaban listos para junio de 2016.
Los vecinos de los barrios Los Fresnos y Escondido, al igual que los del Procrear y el barrio Santa María de La Pampa, todavía están esperando la colocación de los semáforos y las dársenas que otorguen mayor seguridad al tráfico diario que hay en los ingresos y egresos a esas zonas.
Cabe recordar que el propio Altolaguirre consideró que esas obras eran prioritarias en materia de seguridad vial, al igual que los trabajos solicitados a Vialidad Nacional desde hace mucho más tiempo para dotar de mayor seguridad a los ingresos al barrio Las Artes y al predio de la Facultad de Agronomía.

 

Fuente: La Arena

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*