” No fue un accidente”dice la familia de Martin Ojeda

Un gurpo de familiares y allegados a Martín Ojeda, el adolescente asesinado el domingo en Anguil, se manifestaron este miércoles en la Ciudad Judicial para reclamar justicia y negar que lo ocurrido haya sido producto de “un accidente”, tal cual como intentó defenderse en la audiencia de formalización el detenido por el hecho, Matías Rodríguez, de 18 años.

El lunes pasado el juez de Control, Nicolás Casagrande, determinó que Rodríguez, acusado por el crimen en Anguil, siga detenido hasta que se realice el juicio oral. El autor, de 18 años, reconoció el hecho pero dijo que no quiso matar y que se defendió de una golpiza.

Este miércoles, el fiscal Oscar Cazenave le tomó declaración a dos testigos y recibió a la madre de la víctima.

Los familiares del joven fallecido, llevaron carteles y alzaron su voz en la Ciudad Judicial este miércoles. Reclamaron que se haga justicia y apuntaron a que se trató de un homicidio simple. Se quejaron en principio porque desde la justicia nadie se comunicó con ellos. Sin embargo, el fiscal recibió a la mujer.

En la protesta estuvieron la madre y una hermana de la víctima. La chica estuvo en el trágico episodio: su hermano murió prácticamente en sus brazos. La familia tiene como representante legal al abogado José Mario Aguerrido.

familiares martin 2

El hecho ocurrió el domingo a la madrugada. El fiscal Oscar Cazenave dijo que Rodríguez le aplicó una puñalada en el pecho a Ojeda -oriundo de Uriburu- por lo que configuró el hecho como un homicidio simple, que tiene una pena de 8 a 25 años de prisión.

Según el relato del fiscal, Rodríguez llegó hasta el Parque Centenario de Anguil donde se estaba celebrando un cumpleaños, alrededor de la hora 1:30. Fue a buscar a Matías Ramos, otro joven con el que tenía conflictos previos, y Ojeda (16 años) se metió a separar y recibió la puñalada en el tórax lesionándolo en la aorta, cayendo y muriendo casi en el acto.

Cazenave pidió la preventiva argumentando que existe peligro de fuga y obstaculización, teniendo en cuenta que el acusado tras el hecho se ausentó de la localidad y se entregó más tarde en la comisaría tras el pedido de detención.

El defensor Gastón Gómez no se opuso a ninguna de las medidas que pidió el fiscal, pero advirtió que en un principio Rodríguez intentó reanimar a Ojeda y recién se fue cuando llegó la Policía. Además, pidió que pueda quedar detenido en Anguil teniendo en cuenta que allí vive toda su familia o en alguna localidad cercana como Lonquimay o Catriló.

Rodríguez también habló y dio su versión de los hechos. Dijo que fue a discutir con Ramos y que este se le abalanzó. “Le pegué una piña. Ojeda y otro más se vinieron de atrás. Me pegaron una piña en la boca y saqué el cuchillo para asustarlos. Ahí Ojeda se me viene de vuelta y cuando me muevo el cuchillo se le clava. Dio dos pasos para atrás y se cayó, ahí le hice respiración boca a boca. Estaba la hermana al lado mío”.

Con esa versión, intentó dar a entender que no lo quiso matar al otro chico. ¿Y por qué estaba con un cuchillo? “Soy de andar con el cuchillo para todos lados”, explicó.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*