Lionel Messi, el rey del Camp Nou, no para de fabricar récords fuera de toda lógica

El crack rosarino convirtió cuatro tantos en el 6-1 frente al Eibar. Llegó a 300 con el Barcelona en su cancha

Ya gastó las palabras que cuentan elogios y refundó adjetivos en los diarios del mundo, en los sitios de Internet, en las revistas y hasta en las charlas de bar. Pero no para. Sigue con su recorrido estelar. Impecable e implacable. En las dos dimensiones que mejor maneja: la estética y la numérica. A su estadística colosal le agrega belleza. Volvió a suceder esta vez, en el patio de su casa, ese Camp Nou que ya no sabe cómo rendirle pleitesía. Corresponde señalarlo: nunca ningún jugador fue tan influyente en la historia de un club. Cuando concluya su era bajo el cielo catalán se hablará de dos tiempos: AM y DM. Antes de él y después de él.

Fueron, como le gusta decir a César Menotti, cuatro pases a la red. Fueron, como cuenta la síntesis del encuentro, cuatro goles. Sirvieron para vencer 6-1 al Eibar. En lo colectivo, también sirvieron para enterrar los fantasmas de la pretemporada traumática (tras la salida de Neymar al PSG y luego del tropiezo frente al Real Madrid, en la Supercopa de España). Tras la goleada, el Barcelona suma seis victorias sucesivas (cinco en la Liga, que lidera con puntaje ideal, y uno en la Champions League).

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*