Personal trainer brutalmente golpeada: “La próxima vez, me mata”

El violento hecho sucedió en la provincia de Santa Fe. El agresor fue inmdiatamente detenido y a las pocas horas recuperó su libertad.

Fedra Feresin es una mujer de 28 años de edad, que desde hace dos convivía en su propia casa de la localidad santafesina de Reconquista
con su novio, Nicolás Cosme.

 

Esa situación se mantuvo hasta el sábado pasado en horas de la noche, cuando -luego de una fuerte discusión de pareja- terminó con su rostro totalmente desfigurado, motivo por el cual debió ser rápidamente trasladada a un hospital cercano.

 

El agresor fue detenido de inmediato, pero luego fue liberado el mismo día.

 

Todo comenzó en una reunión con amigos.

 

Él estaba muy alcoholizado y miraba a otras mujeres, cosa que derivó en la discusión que continuó cuando más tarde se fueron a dormir.

 

“Le dije que si a él le gustaría que yo le faltara el respeto así”, dijo Fedra.

 

Pero la respuesta que recibió, fue una violenta trompada en la cabeza, a modo de inicio de una paliza brutal.

 

Los golpes continuaron hasta que la mujer consiguió salir de la cama con la intención de escapar. Sólo pudo alejarse unos metros hasta que él la alcanzó y la quiso tirar por las escaleras.

 

“Me arrastró y lo mordí, pero me pegó más fuerte. Creo que se asustó cuando vio la sangre y se fue a a encerrar al baño”, recordó la mujer.

 

Esos segundos fueron los que le dieron la posibilidad de hacer el llamado al 911.

 

Fedra se fue esa misma noche con lo puesto. Después de que la atendieran en el hospital, volvió a la casa de sus padres. Una restricción perimetral la protege ahora, pero Cosme le sigue mandando mensajes.

 

“Antes nunca lo había denunciado, pero hasta acá llegué”, sostuvo la personal trainer aunque admitió que ya habían existido algunos episodios de violencia antes.

 

“Nunca pasó de un empujón o una cachetada. Lo perdonaba porque lo quería mucho y no quería ver la realidad, pero no puedo seguir al lado de alguien así. La próxima vez me mata. Perdoné mucho, esto no”, finalizó.

Se el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*